Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Toni Nadal, la entrevista que (de Mou a Pep) todos los entrenadores deberían leer

“Sin mí, Rafael hubiera ganado lo mismo o incluso más”. Este es el titular de una nutritiva entrevista que Toni Nadal (Manacor, 1961) concedió a la revista digital ‘The Tactical Room’ y que firma Fernando Murciego. Será por aquello de que la cabra tira al monte, siempre me ha gustado extrapolar al fútbol cuestiones de otros deportes de los que tanto deberían aprender jugadores, entrenadores y dirigentes de esa gran industria y uno de los negocios más lucrativos del mundo que es el balompié. De ahí que recomiende a todos ellos, y especialmente a sus colegas, leer atentamente lo que dice el entrenador, además de tío, de Rafa Nadal.

“Es verdad que yo he estado con él desde que tenía tres años y supongo que algo habré aportado, pero lo decisivo es el jugador”, asegura el veterano y laureado preparador manacorí con una sinceridad que sorprende en comparación con las ínfulas que se dan algunos entrenadores de fútbol cuyos nombres no hacen falta mencionar, pues a todos nos vienen a la cabeza. Cuando Toni dice “yo no he ganado nada”, no lo hace con una falsa modestia, sino convencido de que es así, aunque el propio Rafa sabe lo mucho que le debe a su tío, de ahí que en la celebración de su décimo Roland Garros quisiera tenerle a su lado a unos meses de que cuelgue el chándal y la gorra. Y esta es otra de sus grandes aportaciones a lo que debe ser el papel del entrenador, por más que en otros deportes, y especialmente en el fútbol, haya técnicos que se crean más importantes que los propios deportistas, y a quienes desde fuera también se les valora más por los títulos de sus equipos que por sus verdaderos méritos en la consecución de estos.

A la pregunta de qué sería Toni Nadal sin Rafa Nadal, la respuesta que da a ‘The Tactical Room’ no puede ser más certera: “Sería Toni Nadal, lo que he sido durante toda mi vida”. Y así es. Y ese es sin duda el éxito del tío Toni y, por extensión, de su sobrino Rafael, como a él le gusta llamarle. “Mi sobrino me ha dado la oportunidad de vivir unas experiencias inimaginables y le estoy muy agradecido a la vida”. Ahí queda eso.

Como dice Toni, él ha estado presente en el desarrollo de Rafa “y quizá tuve una mayor responsabilidad cuando él era pequeño, en la etapa de formación”. Y es aquí donde radica otro grave problema que se da en el fútbol, donde la etapa de formación se confunde con la de competición y se pide, cuando no exige, a los chavales jugar pensando únicamente en ganar, sin ayudarles primero a que aprendan a entender el juego. “Todo es circunstancial. Yo hubiera hecho el mismo trabajo aunque Rafael no hubiera salido bueno y no hubiésemos ganado nada”. Otra gran verdad que casi siempre olvidamos. Por eso no es justo quedarse únicamente con los resultados, sobre todo cuando estos pueden ser, como sucede habitualmente en el fútbol, engañosos.

En cuanto a su metodología, Toni asegura que ha sido un entrenador “muy exigente por convicción y porque entendía que Rafael aspiraba a algo realmente difícil. Creo en la dureza como medio, no como fin (…) Es muy difícil ser muy bueno estando en el bar o sin trabajar mucho. Soy poco dado a los halagos y esto lo hace todavía más duro”. Sí, esto lo dice el entrenador del, posiblemente, mejor deportista español de todos los tiempos, de ahí que la afirmación tenga aún más valor si cabe.

 

De la noticia publicada en El Confidencial (12.07.17), firmada por Kike Marín.

Se puede leer completa en: http://blogs.elconfidencial.com/deportes/a-mi-bola/2017-07-12/nadal-toni-rafa-tenis_1412909/

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *