Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Barcelona

10 de junio de 2014

El arte de callar

Hace unos días, durante una rueda de prensa de la Selección Española de Fútbol, celebrada en Washington, se produjo un episodio que me ha dado que pensar y al que deseo dedicar el post de hoy para reflexionar al respecto siquiera de forma somera.

Seguramente el lector ya sabe que Gerard Piqué, el defensa central del Barça, hizo un comentario en privado al seleccionador nacional Vicente del Bosque, relativo al rumoreado fichaje de su compañero de equipo y amigo, Cesc Fábregas, por el Chelsea. Ese comentario (“Me ha dicho que ya está hecho. Se va ya, 33 millones me ha dicho”), susurrado a su entrenador, fue grabado por una de las cámaras de TV presentes (AsTV), trascendió a los medios y ha estado a punto de generar serios problemas a sus protagonistas.

– Leer más –

19 de mayo de 2014

¡Qué manera de gozar…!

De todos es bien conocida la gesta del Atlético de Madrid, que el pasado sábado conquistó la Liga en el Camp Nou, tras empatar (1-1) con el Barcelona, que también tenía el campeonato en su punto de mira. El partido no se le pudo poner peor a los rojiblancos, pues no habían transcurrido veinte minutos y ya habían perdido por lesiones a dos de sus mejores jugadores: Diego Costa y Arda Turam. A pesar de tan serio contratiempo, el equipo rojiblanco no le perdió la cara al partido, ni su fe, y fue capaz de dominar el juego.

Por supuesto, el hecho de que el Atleti no contara a principios de temporada como candidato a este título, no me pasa inadvertido. No voy a hacer aquí una crítica futbolística de la ‘final’ (que era un partido de liga), ni un análisis del juego (se encargan otros)… Simplemente, quiero reflexionar por qué se ha podido producir esa gesta, a la luz de ciertos valores intangibles que ahora definen con más nitidez –o eso creo– el momento del Atleti.

– Leer más –

9 de mayo de 2014

Falta de ética, ninguna estética y grandes despropósitos

Asisto anonadado a este final de la liga de fútbol, por múltiples situaciones. Algunas ponen de manifiesto una falta de ética en los comportamientos; otras han sucedido, simplemente, de manera bochornosa y otras más constituyen grandes despropósitos, que prometen emponzoñar aún más la fea situación en la que vive el fútbol, completamente de espaldas a una correcta gestión de sus intangibles. Tan anonadado estoy que -debo reconocerlo- no comprendo casi nada.

Veamos. Hace menos de dos semanas, la cabeza de la tabla estaba muy apretada, con el Atlético de Madrid en lo más alto y el Real Madrid y el Barça pisándole los talones. El Madrid venía de propinar en Múnich una severa derrota al Bayern en Champions (0-4, una gesta nunca vista) y prometía dar guerra hasta el final. Hasta ahí, todo perfecto, precioso incluso. Por primera vez en años, había en discordia un tercer equipo con opciones serias de ganar. Puro deporte. Pero después empezaron a suceder cosas difíciles de entender.

– Leer más –

5 de mayo de 2014

Todos los días un plátano… por lo menos

Recuerdo en los años de mi infancia una campaña de publicidad en televisión que tuvo bastante éxito y que promocionaba el consumo de plátanos de Canarias. Su eslogan de cierre decía: “Todos los días un plátano… por lo menos”. Y retomo aquella idea-fuerza para referirme a la que se montó la semana pasada en nuestro país –qué digo, en todo el mundo mundial– a raíz de otro plátano que ha entrado ya por derecho propio en la historia del deporte.

Me refiero, claro está, a ese plátano que un espectador le arrojó a Dani Alves, defensa derecho del Barcelona, cuando se disponía a lanzar un córner en el encuentro a domicilio contra el Villarreal del domingo, 27 de abril. Ni corto ni perezoso, Alves se agachó, recogió el fruto y –cuando todo el mundo pensaba que iba a arrojarlo fuera del terreno de juego– lo peló y le dio un buen bocado; mirando retador a la grada y, sin demasiados aspavientos, procedió a lanzar el balón.

– Leer más –

19 de marzo de 2014

La desgracia del (mal) ejemplo

En apenas una semana hemos podido conocer una serie de noticias y episodios que me llevan a reflexionar hoy sobre el valor del ejemplo en quienes ejercen influencia sobre otros, especialmente sobre los más jóvenes (los más indefensos). Me refiero en este caso a deportistas, entrenadores y directivos, que son líderes de opinión y que, en algunos casos, parecen ignorarlo.

Habría que recordar a esas personas una de las máximas que a menudo repetía Mahatma Gandhi, el padre de la ‘no violencia’: “El ejemplo no es la mejor forma de generar influencia, sino que es la única”. Él, siendo hindú, tuvo el valor de practicar el principio bíblico de ‘predicar con el ejemplo’, aunque al final le costara la vida tratar de ser coherente entre palabra y obra.  Ese principio está en la base de la reputación.

– Leer más –