Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

¿Por qué los ‘e-gamers’ deben registrar su marca personal?

Los expertos en marcas y patentes aseguran que los ‘deportistas electrónicos’ deben protegerse legalmente, como ya lo hacen los futbolistas o los jugadores de baloncesto de elite.

Los eSports han pasado de ser un fenómeno minoritario a convertirse en una industria que no cesa de crecer. Las cifras de este nuevo negocio son verdaderamente mareantes. Según un informe de la consultora Newzoo, en 2017 estas competiciones moverán hasta 583 millones de euros -un 41,3% más que en 2016-. Esta cifra, siempre según la investigación, podría alcanzar los 1.200 millones de euros en 2020. En número de espectadores, los datos no se quedan atrás, puesto que estos deportes electrónicos han congregado a más de 190 millones de personas que han presenciado in situ o a través de plataformas de streaming estos torneos.

El crecimiento ha sido tan importante que las grandes marcas han decidido apostar por este nuevo fenómeno y las estrellas de estos deportes electrónicos, más conocidos como e-gamers, ya han decidido dar el paso para proteger su marca personal, aunque todavía son muchos los que no lo han hecho.

Para Rocío Peris, directora de la oficina de Madrid de Pons IP, es esencial que todos los participantes que ya forman parte de equipos que concurren en estos certámenes se protejan legalmente. “Los eSports no se diferencian demasiado del fútbol o del baloncesto. Los grandes deportistas del mundo offline cuentan con marcas personales y los e-gamers deben hacer lo mismo. De hecho, la mayor parte de los equipos de eSports ya cuentan con sus propias marcas”.

 

Apodos y acrónimos

La experta destaca que, en este caso, la mayor parte de los jugadores registran sus nicknames o apodos utilizados en las partidas, pero que ese aspecto no presenta ningún problema real, puesto que son muchos los artistas y músicos que cuentan con seudónimos, apelativos diferentes a sus nombres o acrónimos, como en el caso de Cristiano Ronaldo con su CR7.

“Lo primero que deben hacer estos deportistas electrónicos es revisar que el nombre en cuestión esté libre, que ninguna persona física o jurídica lo haya solicitado y que su registro sea legalmente viable. Posteriormente, el e-gamer deberá reflexionar sobre la estrategia que quiere seguir”, comenta Peris.

Lo que debe averiguar el jugador es para qué servirá su marca y qué uso pretende darle. Por esa razón, al tiempo que registre su nombre puede plantearse inscribir igualmente un logotipo, obteniendo así una marca mixta.

 

De la noticia publicada en Expansión Jurídico (21.09.17), firmada por Víctor Moreno.

Se puede leer completa en: http://www.expansion.com/juridico/actualidad-tendencias/2017/09/20/59c2af8346163fb5058b4612.html

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *