Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Phelps revela su momento más crítico: “No quería vivir más”

“El nadador estadounidense Michael Phelps se ha sincerado en una entrevista publicada por la revista Sports Illustrated. El deportista olímpico con más medallas de la historia ha reconocido que durante los días posteriores a su arresto por conducir ebrio en 2014 llegó a tocar fondo. “Realmente estaba en un lugar oscuro, no quería vivir más”, admitió.

Phelps, ganador de 22 medallas en Juegos Olímpicos, 18 de ellas de oro, se prepara ahora para participar en Río 2016, que serían sus quintos y últimos Juegos, según dijo.
En septiembre de 2014 fue arrestado por exceso de velocidad y por conducir ebrio, lo que le costó una sanción de seis meses sin competir por incumplir el Código de Conducta, y quedarse fuera en el Mundial de natación de Kazán (Rusia).

Tras el arrestro, se pasó cuatro días enteros encerrado en su casa de Baltimore. “Honestamente pensé que, tal y como iba, se quitaría la vida”, explicó su entrenador de toda la vida, Bob Bowmanel. Su familia, amigos y gente de mayor confianza, reconocen en declaraciones al autor del reportaje, que vivían “con el temor” de recibir una llamada alarmante como la que recibieron aquel 29 de septiembre de 2014 cuando Michael fue detenido por la policía de Baltimore.

Tras retirarse después de Londres 2012, Phelps regresó a la natación en abril de 2014, pero tras el incidente de septiembre de ese año entró en una clínica de rehabilitación, donde pasó 45 días para tratar sus problemas con el alcohol. “Fue cuando más miedo he sentido en mi vida”, dijo el nadador.

Su hermana Hilary Phelps, que le acompañaba el día que ingresó en el centro de rehabilitación, relata cómo fueron aquellos momentos. “Mi hermano estaba como un niño asustado”. El “héroe” de tres Juegos Olímpicos, era entonces un “hombre despojado de la personalidad que lo había definido públicamente”. Phelps admite ahora que cuando echa “la vista atrás” se da cuenta de que “durante mucho tiempo viví en una burbuja” y esa burbuja era una prisión.

Tras su duro retiro, Phelps regresó a los entrenamientos y en abril regresó a la competición. Su estado físico es cada día mejor. “No he tomado ni un sorbo de alcohol ni lo haré”, dijo Phelps sobre su intención de no beber al menos hasta después de Río 2016. A día de hoy, todos en su entorno confían en que sus problemas de adicción han quedado atrás.

(…)

Quienes están a su lado aseguran que está en una “forma fantástica”. “Creo que veremos a un Phelps más rápido que nunca. Va a ser muy difícil de superar”, dice Browman.
Dieciséis años después de su primera aparición olímpica, Phelps será de nuevo favorito. El propio nadador habla de sus impresiones: “Mi deporte es un deporte de números” y aún “tengo metas que quiero romper”.
De la información publicada en El Mundo (11.11.15.).

Se puede leer completa en: http://www.elmundo.es/deportes/2015/11/11/5642ec6e268e3ef1718b4604.html

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *