Tras un año 2014 que podríamos calificar de aciago, Rafael Nadal ha vuelto a entrenar pues ya tiene una fecha marcada en el calendario para el regreso a las pistas. Será el 2 de enero en Abu Dhabi (Emiratos Árabes). Nuestro campeón se encuentra actualmente en Manacor, iniciando la tercera semana de entrenamientos en pista rápida, la misma que tendrá en el torneo de Grand Slam de Melbourne (Australia), que es para el que en realidad se está preparando. Rafa ha estado fuera de las pistas varios meses por culpa de una apendicitis de la que se tuvo que operar, de esa muñeca que le llevaba por el camino de un dolor insoportable y de su delicada espalda, que siempre debe reforzar.

Por culpa de esas dolencias, Nadal sólo ha podido disputar este años 26 partidos, de los que perdió seis. Un pobre bagaje si nos atenemos a sus resultados y estadísticas habituales. Pero Rafa, que empezó a golpear la pelota el 1 de diciembre, se muestra contento porque la mano ya no le duele y se siente recuperado físicamente de la operación. Buenas señales, pues sabe que el objetivo más importante en este mes es recuperar la forma física y la confianza en sus golpes (como él mismo dice “sentir que cuando golpeas la bola, va dentro). El plus para ganar torneos es la tensión competitiva que llegará después, jugando los partidos.

En esta fase de preparación, que dirige como siempre su tío y entrenador Toni Nadal, le está ayudando Pablo Carreño, la última gran revelación del tenis patrio, que apareció en escena en 2013 y que ya termina esta temporada en el puesto 51º del ranking de la ATP.  Toni confirma las buenas sensaciones de esta pretemporada tan importante para Rafa: “Estamos entrenando bien. Ya puede sacar con normalidad después de que los médicos nos dijeran que fuésemos con cuidado al inicio. El servicio en pista rápida es fundamental y lo vamos a trabajar buscando más el porcentaje y la colocación que la potencia”.

Antes de llegar a Melbourne, se probará con dos ‘aperitivos’ en Emiratos (Abu Dhabi y Doha). En ellos espera ponerse al nivel competitivo necesario para hacer un buen papel en el circuito. La primera cita es del 1 al 3 de enero en la exhibición de Abu Dabi, que cumplirá su séptima edición. Allí le esperan algunos retos de nivel, pues él y Djokovic parten como cabezas de serie de un cuadro en el que también se encuentran nombres como los de Wawrinka, Murray, Tsonga y Monfils. Del duelo entre Murray y Monfils saldrá el rival del español en semifinales.  A partir del 5 de enero, el tenis se trasladará a Doha, donde Djokovic se estrena y Nadal defiende título (eran otros tiempos).

Nadal es plenamente consciente del momento que vive , porque en su mente está reconquistar el número uno y eso pasa por superar a un extraordinario Djokovic y a un renacido Federer, además de a las nuevas estrellas en la constelación del tenis. “Creo que Federer ha terminado muy bien el año, igual que Djokovic. Ellos van a empezar fuerte de nuevo y yo un poco de cero, con más problemas. Tengo que recuperar lo que perdí durante los últimos seis meses. Es un reto de superación bonito, y estoy motivado”, explica nuestro campeón en una entrevista concedida a Pedro Fullana, del diario AS . Recomiendo su lectura porque las respuestas de Nadal me llevan a intuir un nuevo ciclo tenístico del campeón, tal vez el último antes de su retirada. Hablo de solo unos pocos años para poder disfrutarlo en las pistas (posibilidad que él contempla con naturalidad) y de su posterior llegada a otra actividad; una decisión que parece estar preparando con la inteligencia y buena actitud con la que se enfrenta a todos los retos que se propone.

¿Y cuál parece el reto de Nadal en este momento? Pues él, que siempre dijo no haberse planteado un futuro más allá de la competición y de los títulos, parece que ahora comienza a hacerlo (y a desvelarlo); es consciente de que a sus 28 años y con un físico bastante castigado, ese final puede estar cerca. Veamos.

En una entrevista concedida a El País Semanal (30.11.14), que viene firmada por Juan José Mateo, habla de ello abiertamente: “No voy a decir que no tendré ningún problema en habituarme a otra vida después de una carrera así, pero yo estoy convencido, convencidísimo, de que no, de que tengo muchas cosas en la vida fuera del circuito profesional que me hacen ser feliz”. Una de ellas, según parece, es el nuevo proyecto de su Fundación, que contempla crear una academia internacional en Manacor (Mallorca) en la que poder enseñar tenis a unos 140 niños y niñas de todos los países. La primera piedra de esa academia internacional, que colocó el propio Rafa a finales de noviembre, podría estar funcionando en el verano de 2016 con un primer campus.

El proyecto se llamará Rafa Nadal Academy by Movistar y nace bendecido por uno de los mejores mecenas posibles: el grupo Telefónica. Las instalaciones contarán con 17 pistas de tenis, una pista central para celebrar torneos, piscina, pádel, campo de fútbol 7 y albergará también la sede de su Fundación (ahora en Barcelona) y un museo del deporte. El proyecto y sus objetivos no pueden ser más nobles y bonitos: “El deporte es y será mi pasión. Así es que cuando no juegue al tenis me veo dentro de él porque me da la felicidad”, dijo durante la rueda de prensa del día de la presentación. “En la Academia se tratará de sacar el máximo número de jugadores profesionales, el máximo rendimiento de los niños que vayan a estar ahí, pero evidentemente también a prepararles un futuro alternativo, en la universidad, y con unos valores que les ayuden en su vida personal, sea cual sea su destino. En este proyecto lo más importante es preparar a los niños como personas”. ¿Se puede pedir algo más?

Para poder hacer realidad esta academia, Nadal cuenta con el apoyo de las instituciones de Baleares (ayudará a las islas, claramente), de los responsables del deporte (será un magnífico reclamo para España) y, especialmente, con el respaldo y el entusiasmo de toda su familia. “Esta Academia es un proyecto emocional y de una motivación personal y colectiva que despierta mi interés y atención”. Está todo dicho.

El autor del reportaje cita también a José Manuel Beirán, el que fuera jugador de baloncesto del Real Madrid y que hoy es un reputado psicólogo deportivo. Para Beirán, Nadal está siguiendo los pasos naturales en la preparación de una retirada: “Planear. Prepararse. Actuar antes, mientras se es deportista en activo. Encontrar algo que llene tanto como la carrera que ya no será. Justo lo que está haciendo el mallorquín”. O sea, un caso de libro.

Y en ese estado de ánimo extraordinario, Rafa se lanza a la conquista de la temporada que viene, como indica Beirán: “Nadal, todavía en plenitud, todavía capacitado para luchar por todos los títulos grandes, como demuestra que afronte 2015 con la posibilidad de convertirse en el tenista que ha ganado más Grand Slams en la historia (tiene 14, por los 17 de Federer), dice que ya ha encontrado el proyecto que le motivará en el futuro”.

Pero en el presente, a partir de mediados de enero, lo que comenzará en Australia para Nadal es el sueño de destronar a Djokovic del número 1, de superar a Federer en cantidad de títulos, para pasar a la historia como el mayor campeón que se haya conocido nunca; y después, supongo, los de parar un poco, organizar su vida familiar al lado de su chica y ponerse a fabricar, él mismo, a los nuevos campeones. Estoy seguro de que, si llevan su impronta, serán unos campeones muy grandes y que merecerán mucho la pena.

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn2Email this to someone