Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Los nuevos hermanos Gasol

Cuatro de los 12 integrantes de la selección campeona de Europa U16 son españoles hijos de inmigrantes.

Los Garuba son gigantes. A secas. Estamos en lo que era la escuela de los pequeños, los hijos de Mustapha y Betty. El campo de baloncesto -del colegio infantil y primaria La Espiga de Azuqueca de Henares- parece minúsculo. El viaje de los Garuba padres, comenzó en Benin City, una de las ciudades más peligrosas de África, buscando cambiar su vida, un futuro en paz. El éxodo lo inició Betty, la matriarca. Dos años más tarde, partió Mustapha, el papá. Se habían conocido hace dos décadas. Se enamoraron raudos. Y decidieron casarse. No quisieron tener hijos en tierra tan dura, querían otro sino. Tomaron rumbo a Europa. Su primer destino, Bélgica. Sin permisos de trabajo, arribaron a Madrid, a finales de los 90. Consiguieron asentarse en la época de bonanza.

Sin precedentes

Mustapha, un portento físico, 190 cm de estatura, trabajó en lo que pudo. Su fortaleza hizo que resultara seleccionado para las labores más duras. Betty hacía labores de limpieza. Con la economía en azul, tuvieron a su primer vástago: Usman Garuba Alari. Era el año 2002. Nunca imaginaron lo que pasaría años después. Usman, 204 cm, 14 años, fue este año nombrado el MVP (jugador más valioso) del campeonato europeo U16, donde jugó con muchachos dos años mayores -debería estar con los infantiles-, hecho sin precedentes.

Hay quienes anticipan que él y su hermano Sediq son los nuevos Gasol. Eso queda por ver. Ambos son las mayores promesas del baloncesto español de su generación, de los nacidos en el nuevo siglo. Hijos de inmigrantes nacidos aquí. Españoles de piel de ébano… Vamos a los datos. A su edad, Pau Gasol rondaba los 195 cm, y jugaba en el Cornellà, suerte de cantera del Barcelona. Aún no era una estrella fulgurante. Usman juega en el Real Madrid y acumula títulos individuales y colectivos. Bascula 98 kg. El de San Boi pesaba cinco kg menos, a los 19, cuando ganó el mundial juvenil… En el 2004 nació Sediq Garuba, otro coloso, 12 años, casi 190 cm, lo mismo que Marc Gasol a su edad. Pau, con 13, 181 cm. Parecidos razonables.

Los calificativos hacia Usman son trepidantes. “El niño español que asombra al mundo”, tituló Marca. “El MVP de la Minicopa captura 32 rebotes en la final”, alucinaba Mundo Deportivo tras la final en la que los merengues aplastaron al Joventut por 102 a 50. Fue a principios de año, cuando Usman aún tenía 13. La revista especializada Gigantes del Basket destaca que “hace de todo: campeón con triple-doble y un mate de locos”.

(…)

Una generación de Ébano

Los Garuba, aparte de su talento, son un símbolo. “Ellos son el futuro. No hay que ir tan lejos, sólo basta ver a la selección francesa que ya cuentan con varias generaciones de hijos de inmigrantes”, señala el entrenador. Mustapha asiente. Betty observa a sus hijos. El mejor ejemplo de una integración que no conoce de colores de piel… En la final del último europeo, donde se consagró Usman, no era el único. Junto a los De Blas, Parra, Cuevas, Unanue, Pradilla, Parrado… estaban los Sola, Dike, Garuba.

 

De la noticia publicada El Mundo (13.12.16), firmada por Martín Mucha.

Se puede ver en:
http://www.elmundo.es/cronica/2016/12/08/5843e4c4e5fdeaa3558b4632.html

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *