Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Los diez deportes más extremos del mundo

Retar a la gravedad. Su versión primera, y mucho menos peligrosa, se llama slackline: una cuerda un tanto elástica situada a un metro, más o menos, de altura en la que hacer no solo equilibrio, sino también todo tipo de acrobacias. No es difícil encontrarse con algún aficionado en cualquier parque urbano. Pues bien: sube la cuerda a más de 40 metros de altitud y, en lugar de anclarla entre dos árboles cercanos, utilízala para atravesar los fiordos noruegos, un valle montañoso o dos rascacielos del centro de Manhattan. Equilibrio, fuerza física, entereza mental y, por supuesto, ausencia de vértigo son algunos de los requisitos que exige esta disciplina en el que el riesgo se mitiga, no podía ser de otra forma, con cuerdas y poleas amarradas al valiente que se decide.

La adrenalina, la que desata el peligro, incentiva la imaginación para inventar deportes en los que se compite, sobre todo, con uno mismo. Los deportes de riesgo no solo requieren una condición física como mínimo tan adecuada como la que puedan necesitar otros deportes considerados tradicionales como el fútbol, el baloncesto, el tenis y muchos otros, sino que al mismo tiempo necesitan de una mentalidad que sobrepase las barreras de la concentración. Proponemos, para aquellos valientes, diez deportes extremos no apto para cardiacos, ni mucho menos para cobardes.

 

De la información publicada en El Confidencial (12.10.17), firmada por Juan Parra.

Se puede leer completa en: https://www.gentleman.elconfidencial.com/multimedia/album/reportajes/2017-10-12/deportes-extremos_1405771/#0

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *