La publicación Palco23, que en tantas ocasiones cito en este blog porque me parece rigurosa y seria, presentó el pasado miércoles en Madrid la segunda edición de su ‘Guía Económica de LaLiga’, en la que se pormenorizan las cuentas de los clubes de LaLiga Santander y LaLiga 1|2|3. Tras escudriñar en esas cuentas, el informe pone de manifiesto varias tendencias –casi todas positivas– que me inspiran a resumirlas, a grandes rasgos, en dos: los clubes abandonan las pérdidas y, casi todos ellos, se aplican en nuevos proyectos que seguramente apuntalarán su futuro. Hoy por hoy le interesa más eso que perder la cabeza (y los millones) en los grandes fichajes.

A mi modo de ver, queda claro que los esfuerzos de saneamiento realizados por LaLiga durante los últimos cuatro años (un empeño personal del presidente de la LFP, Javier Tebas) están dando unos magníficos resultados y contribuyen a apuntalar la buena salud de nuestra competición, que para muchos ya es la mejor del mundo por delante de la Premier y de la Bundesliga.

El acto contó con un boato acorde a la importancia del informe. Estuvieron presentes, en representación de LaLiga, el propio Tebas y su director general corporativo, Javier Gómez; también Félix Plaza, socio de Garrigues Sports & Entertainment y profesor del Centro de Estudios Garrigues (patrocinador del informe); y, por supuesto, el director de Palco23, Marc Merchén, que fue el encargado de presentar los resultados más interesantes y llamativos de la Guía. Para quienes estéis interesados en bajar al detalle de esos datos y llegar más allá de lo que lo voy a hacer yo en este post, podéis consultar el informe íntegro en: http://files.laliga.es/201705/18122629palco23_guia_laliga_2017.pdf.

En primer lugar, a modo de introducción, acudo a una de las valoraciones generales realizadas por Menchén: “La evolución de los resultados económicos de los clubes de La Liga confirma la tendencia alcista del fútbol español, con balances más sólidos y mayor capacidad para invertir y ofrecer rentabilidad”. Y vaya un ejemplo significativo al respecto: si en 2014-2015 eran cinco los equipos de la actual LaLiga Santander que registraron números rojos, en 2015-2016 sólo fue uno, el Valencia CF, y por las provisiones asumidas tras la resolución de la Comisión Europea (CE) sobre ayudas de Estado. Y en LaLiga 1|2|3 son siete los casos, todos vinculados a equipos con accionistas que han cubierto esas pérdidas para potenciar estructuras.

Según el estudio, el FC Barcelona se encarama al primer lugar del ranking por facturación, con 667,20 millones de euros de ingresos. La segunda posición la ocupa el Real Madrid, con casi 619,66 millones de euros, y el tercer lugar le corresponde al Atlético de Madrid, con 267,42 millones. En la tabla correspondiente a gastos, estos clubes ocupan los mismos lugares del pódium: Barcelona (-612,46), Real Madrid (-576,51) y Atlético (248,80). Sin embargo, cambia la tendencia en la tabla de resultados: el Real Madrid, con 30,28 millones de beneficios, lidera la tabla de beneficios; le sigue el Barça, con 28,77 millones; y el Málaga sube hasta la tercera plaza, con 19,81.

Indica el informe que el resultado del Barça estuvo marcado por circunstancias atípicas, como el laudo perdido con la inmobiliaria La Llave de Oro, que obligó a asumir costes extra por 30 millones. Pero “Se trata de un nuevo récord de facturación para la entidad blaugrana, cuya hoja de ruta tiene como destino rebasar la cota de los 1.000 millones de euros en ingresos a partir de 2021. Para conseguirlo, en el último ejercicio se han producido importantes cambios en el organigrama, con la incorporación de un responsable de marca y otro de estrategia. Pero también se han sentado las bases sobre las que se aspira a alcanzar ese hito económico, con la renovación del contrato de Nike hasta 2028 y la sustitución de Qatar Airways por el grupo tecnológico japonés Rakuten”.

En el caso del Real Madrid, se valora que la Champions League obtenida en 2015-2016, “le llevó a lograr unos ingresos ordinarios récord de 620 millones de euros sin necesidad de plusvalías por traspasos. Esta circunstancia, unida a las provisiones por los litigios que mantiene la entidad con la Comisión Europea (CE) y la Agencia Tributaria, provocaron que el beneficio neto cayera un 28%, hasta los 30,3 millones”.

Pero es la clasificación de los clubes en función de su cuenta de resultados la que mejor revela el creciente saneamiento económico de la Liga Santander, pues sólo dos registraron pérdidas en 2015-2016, y en ambos casos por cuestiones extraordinarias y no por una grave descompensación entre ingresos y gastos. Una capacidad de mejora de la situación que también se revela en el volumen de endeudamiento neto de los equipos, que en líneas generales se ha ido reduciendo en comparación con 2014-2015.

Javier Tebas, el presidente de LaLiga, mostró su satisfacción por las cifra registradas pero se mostró cauto y partidario de no bajar la guardia: “Hasta dentro de dos años no podremos decir que LaLiga Santander y LaLiga 1|2|3 estarán completamente saneadas”; en ese sentido, entiende que “para poder competir con el resto de grandes entidades deportivas tenemos que seguir creciendo con la comunicación global y la digitalización” (léase mayores derechos por televisión, patrocinios, etc.)

Porque la campaña auditada en este estudio (la 2015-16) fue la última en la que los clubes negociaron de forma individual sus contratos de televisión; y ahora, gracias a la negociación conjunta vigente desde este año, todos los clubes han crecido en ingresos y han acortado distancias por este concepto, en mayor o menor medida, con FC Barcelona y Real Madrid. “También ha supuesto un sustancial incremento de la facturación por publicidad, gracias a la mayor exposición mediática del torneo, aunque todavía son mayoría los que dependen en más de un 50% de esta línea de negocio”, indica el informe.

Como dijo Menchén, no hay vuelta de hoja y la profesionalización que hace un año se empezaba a apuntar en el fútbol español parece que ya está asentada: “las noticias sobre pactos con Hacienda, créditos in extremis e impagos han dado paso al anuncio de inversiones y mejoras de las estructuras. Algunos, incluso, se atreven a anunciar los primeros repartos de dividendos. El fútbol empieza a ser un negocio sostenible, pese a que distintas voces aún critiquen el uso de lógicas empresariales en el deporte”.

Coincido también con el director del informe en que se trata de aplicar la máxima “tanto tienes, tanto gastas”. Así de simple. En su opinión, “las normas de control económico han pasado de ser una obligación a una convicción que el sector ha asumido como propias, una circunstancia que se tradujo en que sólo sufrieron pérdidas dos de los veinte equipos que este año militan en la Liga Santander”. Y en verdad no parece poca cosa, porque como consecuencia de todo ello, parece que los inversores empiezan a ver en el fútbol español una oportunidad real de inversión rentable a medio y largo plazo. “Sobre todo porque los clubes también están pensando en este sentido, y el gancho de fichajes de renombre para contentar a la afición ha perdido protagonismo en favor de la modernización de los estadios y la construcción de nuevas ciudades deportivas”, dijo Menchén.

Y me pregunto si ese panorama tan saneado y crecientemente rentable de nuestro fútbol no resultará demasiado atractivo para los inversores extranjeros y se traducirá en una liga más ‘desnaturalizada’. Porque reconozco que eso, aunque resulte inevitable por la globalización, no me gustaría que llegara a suceder…

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone