Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Las federaciones, ante los retos de la gobernanza en el siglo XXI

Desde 2013, el CSD obliga a los organismos deportivos a publicar sus cuentas anuales auditadas, su estructura y el perfil de los miembros de los órganos de dirección.

Ángel María Villar y la Federación Española de Fútbol (Rfef) han sido imputados  por prevaricación, malversación de fondos públicos y apropiación indebida. José Luis Sáez, dimitió como presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB) a raíz de la investigación judicial a la que está siendo sometido ante la posibilidad de que cargara a la FEB gastos privados. Estas presuntas anomalías no hubieran salido a la luz de no ser por la actuación del Consejo Superior de Deportes (CSD), que en los últimos dos años ha iniciado una cruzada contra las malas prácticas de las federaciones.

“La reforma de estos organismos pasa fundamentalmente por profundizar en la transparencia y la buena gobernanza, que es lo que da credibilidad”, explicó a Palco23 José Ramón Lete, secretario de Estado para el Deporte. En los últimos años el ente gubernamental ha dado pasos adelante para mejorar la credibilidad de estos órganos, cuya financiación depende, en buena parte, de las subvenciones públicas. Pero, ¿qué medidas de buen gobierno están llevando a cabo las federaciones?

Las principales decisiones en favor del buen gobierno han venido impuestas por el Ejecutivo a través de la aprobación en 2013 de la ley de acceso a la información pública y buen gobierno, una medida que ha provocado que las federaciones no sólo deban encarar el desafío deportivo, sino también el reto de la transparencia. Según el CSD, “el código de buen gobierno puede ayudar a alcanzar una mayor integración de la organización federativa en la sociedad, y aumentar la transparencia sobre su actuación y, en particular, sobre la gestión del dinero público que reciben”.

Desde el salario de los altos cargos hasta las cuentas anuales, pasando por las subvenciones públicas recibidas y el perfil de los integrantes de los órganos de dirección. Desde 2013 todos los organismos deben hacer públicos la estructura de la entidad, los órganos de gobierno, los reglamentos y la información económica y presupuestaria auditada, algo que desde las entidades ven con buenos ojos. “Quiero que se controle todo lo que sucede en la federación, debemos garantizar la transparencia”, explica el presidente de la Federación Española de Balonmano (Rfebm), Francisco Blázquez.

Respecto a la regulación del uso de los fondos, buena parte de las federaciones consultadas destinan su financiación propia o procedente de terceros a ayudas a deportistas y la organización de competiciones. Es el caso de la Federación Española de Natación y la Federación Española de Tenis, que en 2017 prevé invertir 1,4 millones de euros de un presupuesto de gasto de 4,5 millones a la formación del tenis juvenil y la celebración de competiciones de tenis formativo. Otras, como la federación de Atletismo, destinan parte de los recursos ayudas económicas para los atletas, con 1,2 millones de euros, las actividades deportivas estatales, con un millón de euros, y al gasto de personal en entrenadores y servicios médicos, con 829.369 euros.

 

De la noticia publicada en Palco23 (23.05.17), firmada por Patricia López.

Se puede leer completa en: http://www.palco23.com/entorno/20170523/las-federaciones-ante-los-retos-de-la-gobernanza-en-el-siglo-xxi.html

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *