Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

John McEnroe: “Yo no fui un buen número uno”

Es media tarde y el sol cae con amabilidad sobre Nueva York. En la zona ajardinada donde se entremezclan periodistas, jugadores y personal del torneo aparece John McEnroe (Wiesbaden, Alemania; 58 años) junto a su agente, Gary Swain. Este ejerce y activa la charla con tres enviados especiales españoles, que reciben respuestas de buen tono y sustanciosas, porque Big Mac, ganador de siete grandes y ex número uno, es de los que no se anda con tibiezas. Se le percibe relajado. No hay irascibilidad alguna ni gestos torcidos. Comenta, además, que a finales de mes viajará a Marbella para participar otra vez, del 28 al 30, en la Senior Masters Cup.

“Lo que han hecho Rafa y Roger es increíble”, se arranca cuando se le pregunta por el buen devenir español, por la ascensión de Nadal y Garbiñe Muguruza a la cima. “Lo de Garbiñe se veía porque con Serena fuera se les abrió la puerta a otras jugadoras. Cuando ganó el primer Grand Slam, el año pasado, pensé que iba a ganar cinco más. Ella está donde se merece, que es en el número uno, y eso es algo increíble. Yo no pensaba que Serena iba a estar embarazada, así que…”, razona el estadounidense, integrante de esa quinta de fueras de serie que hicieron de los ochenta una época deliciosa en el tenis.

“Y respecto a Rafa, cuando lo vi a comienzos de año en Australia pensé: guau, cómo se mueve. Y, si físicamente él se siente bien, puede ganarle a cualquiera. No pensaba que sería capaz de volver tan fuerte físicamente. Había sufrido muchas lesiones, sobre todo en las rodillas, pero en Australia jugó una final fantástica, quizá el mejor partido del año…”, indica sobre el mallorquín, con el que se le cae la baba. “Gracias a él los niños quieren jugar al tenis en lugar del soccer, el fútbol, que es como lo llamáis vosotros, ¿no? Es el mejor competidor que he visto nunca. Compite todo el rato y por cada uno de los puntos. Esta es la mejor cualidad que he visto nunca”, valora.

(…)

“La marcha de Borg me perjudicó”
Le augura un próspero porvenir a Muguruza, aunque introduce todo el rato el matiz Williams. “No sé si Garbiñe [lo pronuncia correctamente, con la ñ] estará mucho tiempo en el número uno, pero debería estar en el top-5, eso seguro. Lo del número uno tal vez dependa de Serena, obviamente, pero ella es una de las pocas jugadoras que estarán ahí arriba durante los próximos cinco años, eso seguro”, anticipa antes de repasar su estancia en lo más alto.

“A veces lo hice muy bien y otras no tanto… Cuando llegué al número uno por primera vez Borg dejó de jugar y eso fue decepcionante; de hecho, yo hubiera preferido ser el dos y que él hubiera seguido. Es como si Rafa y Roger lo hubiesen dejado hace unos años; hubiera sido malo para el tenis. Yo quería mejorar pero no continué trabajando en mi juego y por eso varios jugadores me alcanzaron. Ahora, 30 años después, lo veo claro, pero… Finalmente comencé a sentirme bien siendo el número uno, pero no es fácil estar ahí. Hay una gran diferencia entre ser el uno o el dos”.

 

De la noticia publicada en El País (08.09.17), firmada por Alejandro Ciriza.

Se puede leer completa en: https://elpais.com/deportes/2017/09/07/actualidad/1504769463_389489.html

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *