Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Javier Gómez Noya: “Mi carrera nació de una rebeldía forzada”

El triatleta gallego habla de su biografía, ‘A pulso’, de sus títulos y de sus esperanzas para los Juegos Olímpicos de Río 2016

“Javier Gómez Noya tiene 32 años, cinco títulos mundiales, una novia triatleta neozelandesa y una biografía (‘A pulso’, Editorial Roca) que le han escrito Paulo Alonso y Antón Bruquetas. El mejor triatleta de la década tiene un pasado de pelea contra el Consejo Superior de Deportes (CSD), que le negaba la licencia para competir a causa de un problema cardiaco, una batalla ganada, y también una esperanza, ganar el oro en los Juegos de Río 2016 para superar la plata de Londres 2012.

Pregunta. El ‘A pulso’ que da título a su biografía sintetiza toda una carrera de lucha. ¿Qué le ha movido, la rabia, la rebeldía, el sentirse víctima de una injusticia?
Respuesta. Quizás hay una rebeldía forzada en mi carrera deportiva. Lo del corazón fue una situación que encontré cuando era muy joven y me obligó a tomar decisiones, a tener que pensar qué es lo que quería hacer de mi vida, ser triatleta de elite o dedicarme a otra cosa. Luché y fueron años complicados, pero, mirándolo de forma positiva, ahora veo que es algo que me hizo madurar y valorar mejor las cosas. Me ha hecho mejor persona y mejor deportista.

P. ¿Mantiene la idea de que desde Madrid se iba a por usted personalmente cuando sus problemas con el CSD?
R. En aquellos momentos lo viví así. Fueron situaciones difíciles, con muchas trabas burocráticas por parte del CSD e indiferencia de la federación española. Pero lo mismo que no soy rencoroso, y tengo ahora buena relación con ambas instituciones, las cosas son como son: si dijera que me apoyaron en aquellos momentos, estaría mintiendo. Me apoyó mi familia, Galicia y, lo más importante, lo hicieron a nivel médico. Lo más importante era mi salud, y tuve la suerte con encontrarme con algunos cardiólogos que se involucraron mucho, gastaron mucho de su tiempo desinteresadamente para ayudarme.

(…)

P. Nada más ganar el Mundial de rugby, el seleccionador de Nueva Zelanda dijo que la presión por volver a estar a la altura no le agobiaba, sino que le motivaba más. ¿Se siente retratado?
R. Mi motivación es seguir ganando, disfrutando de lo que hago. Llevo una vida muy dura, pero peor sería llevar esta vida y no compensarla con victorias. El haber ganado cinco Mundiales sin duda ayuda a los sacrificios.”
De la entrevistan publicada en El País (15.11.15.), firmada por Carlos Arribas.

Se puede leer completa en: http://deportes.elpais.com/deportes/2015/11/15/actualidad/1447610378_936200.html

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *