Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Filipe: “El 80% de los futbolistas viven en una burbuja”

Filipe Luis. Jaraguá do Sul (Brasil), 1985. Jugador del Atlético. Uno de los mejores laterales del mundo se pasa las noches viendo ‘Interstellar’ y documentales de astrofísica. Porque no todos los futbolistas son iguales… sólo casi todos.

Es la una de la tarde y ya ha acabado su jornada laboral. ¿Qué hace con tanto tiempo libre un futbolista de élite?
Nada extravagante. Una siesta, que ya no tengo 20 años, y a recoger a los niños al cole. Juego con ellos hasta que se acuestan a las nueve y luego me quedan un par de horas para ver una peli o una serie. Algún día suelto tiro la casa por la ventana y salgo a cenar, pero no es la vida de una estrella del rock…

¿Es usted la excepción o la regla?
Es lo habitual si quieres seguir arriba a mi edad. Antes puedes permitirte más fiestas, pero ahora todo es rutina. Vivir y respirar fútbol.

¿Y no se aburre? Tanta fama y dinero para vivir como quien prepara una oposición.
Leí en la biografía de Agassi que a él no le gustaba el tenis y lo entiendo, porque sé lo duro que es un deporte tan solitario. Pero el fútbol es diferente. A mí me encanta venir a entrenar, estar aquí, la gente… Tengo mucha suerte porque, entre comillas, trabajo poco. Con mucha presión, pero pocas horas y bien pagado. Y miro alrededor y veo las vidas de la gente. Sé lo que hay. Así que lo mínimo es tomármelo en serio. No cambiaría mi profesión por nada del mundo.

¿Viven los futbolistas en una burbuja?
Sin ninguna duda. Un 80% vive en una burbuja. Sobre todo los jóvenes, que enseguida quieren imitar a sus ídolos. Creen que si van con un neceser de marca bajo el brazo, unas zapatillas de 400 euros y ocho tatuajes ya son estrellas y que sólo por eso la gente va a respetarles. Olvidan el mundo real. Es la clásica burbuja del futbolista: venirte arriba y comprarte un cochazo con tu primer sueldo.

(…)

Podría haber sido científico, si no…
No sé yo si doy para tanto, que sólo sé resolver el cubo de Rubik porque alguien más listo que yo lo hizo antes y contó el truco [risas]. Me fascina la ciencia, es mi gran pasión junto al fútbol y el cine. Me apasiona la astrofísica, cómo ni los mejores cerebros son capaces de responder a todas las preguntas y por cada una que responden aparecen diez más. Necesito entender pese a que sé que nunca lo entenderemos todo. Me abruma la sensación de que somos sólo una anécdota en el universo. Te baja a la tierra. Y me encanta mezclar la ciencia con la religión. Soy creyente y me gusta buscar la explicación científica para la religión y la religiosa para la ciencia, combinar dos mundos tan separados a priori.

¿Encuentras compañeros con los que hablar de esto en el vestuario?
No muchos, la verdad. Con los fisios sí es un tema del que hablo bastante.

¿Y de política se habla? ¿De la situación de Cataluña?
Sí, de eso más. Es un tema que sigo a diario y no consigo entender. Lo respeto, pero en un mundo que tiende a unirse y abrir fronteras, no me cuadra que una comunidad quiera cerrarse. Supongo que es porque tengo la visión de un brasileño y en Brasil, con todos sus defectos, si suena el himno la gente se enorgullece.

 

De la entrevista publicada en El Mundo (12.10.17), firmada por Iñako Díaz Guerra.

Se puede leer completa en: http://www.elmundo.es/deportes/futbol/2017/10/12/59de09d4ca47410f3e8b4580.html

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *