Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Correr no es un juego: cinco reflexiones sobre el ‘running’

Un muerto, cuatro corredores ingresados en la UCI del Hospital Donostia y 15 en observación en urgencias. Es el triste balance de una mítica carrera, la Behobia-San Sebastián, que celebraba el pasado domingo su edición número 51. Los datos ponen los pelos de punta, si bien fueron un total de 34.000 personas las que se lanzaron a correr los 20 kilómetros de distancia que separan el barrio irunés de Behobia y la capital guipuzcoana a casi 30 grados.

La muerte de ese corredor ha abierto, inevitablemente, el debate sobre la preparación de quienes acuden a este tipo de eventos populares. Y ante el más que evidente ‘boom’ en torno en este deporte cabe preguntarse, ¿estamos perdiendo el respeto a correr?, ¿cualquiera puede participar en una carrera sea de la distancia que sea?

1. Correr no siempre significa salud
Parece evidente que hacer ejercicio es bueno para nuestra salud. Nos ayuda a perder unos kilos de más, a estar ágiles, a eliminar grasa de nuestro organismo, a prevenir enfermedades… Sin embargo, salir a correr y tener salud no siempre van de la mano.

(…)

2. Conseguir resultados rápidos en poco tiempo
Como explico en ‘Confesiones de una runner’ (Ed. Larousse), correr nos enseña a ser constantes, a ser disciplinados, a superar la pereza. Sin embargo, queremos conseguir buenos resultados en tiempo récord, y para ello, sometemos a nuestro cuerpo a todo tipo de entrenamientos: series, ‘fartleks’, cuestas, fuerza… Si hace un año corrí mis primeros 10 kilómetros en 60 minutos, y ahora ya bajo de 50, ¿cómo no voy a ser capaz de bajar otros 10 minutos si me ‘machaco’ seis días a la semana y me pego unas palizas monumentales, entrenando incluso dos veces al día?

3. El gran objetivo de un corredor popular es la maratón
Correr la distancia de Filípides -el pobre acabó tan exhausto que también murió- parece que se ha convertido en único objetivo de cualquier corredor popular que se precie. LA META. Para muchos corredores populares -muchos de los cuales apenas llevan un lustro corriendo-, si no has corrido un maratón, no eres nadie. Correr 10 kilómetros lo hace cualquiera, pero un maratón… Así, nos encontramos con corredores que, en apenas un año, pasan del más absoluto sedentarismo a meterse, entre pecho y espalda, no uno, sino dos, tres, cuatro y hasta cinco maratones al año. Una auténtica locura. ¿Correr así es realmente bueno para la salud? Para que nos hagamos una idea, los atletas profesionales corren, como mucho, dos maratones al año.

(…)

*Elena Sanz es autora de ‘Confesiones de una runner’ (Ed. Larousse) y del blog www.confesionesdeunarunner.com

De la información publicada en Elconfidencial.com (11.11.15.), firmada por Elena Sanz.

Se puede leer completa en:
http://www.elconfidencial.com/deportes/atletismo/2015-11-11/correr-no-es-un-juego-cinco-reflexiones-sobre-el-running_1091535/

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *