Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

“Con la fortaleza mental de Carolina, Garbiñe Muguruza sería invencible”

El nuevo fiasco de la tenista, esta vez en segunda ronda del US Open, lleva a preguntarse qué le sigue fallando. La respuesta se la pedimos al coach de la campeona olímpica de bádminton.

“Esto no va a pararme. Claro que hubiese querido llegar más lejos, pero no voy a darle muchas vueltas”, dijo Garbiñe Muguruza tras perder su partido de segunda ronda del US Open ante la letona Anastasija Sevastova por 7-5 y 6-4. La tenista española reconoció tras su nuevo fracaso que “las derrotas siempre son tristes y afectan un poco, sobre todo porque podría haber jugado mejor, aunque mi rival lo hizo muy bien, demostró ser muy talentosa y no le tembló la mano en ningún momento”. Demasiados paños calientes para una jugadora que el pasado mes de junio llegó a ser la número 2 del mundo, tan solo por detrás de Serena Williams.

En esa misma línea, Muguruza explicó que, “como cualquier otra jugadora”, intentó darle la vuelta al partido porque sabe que tiene “recursos” para hacerlo, aunque no le salió y no fue capaz de encontrar “la manera de que ella fuese peor”. Preguntada por sus sensaciones al jugar por primera vez en la pista central de Flushing Meadows, dijo que “es muy grande” y que casi todo el tiempo notó “un bullicio de fondo”, aunque es normal “porque no se puede callar a todo el estadio”. Lo dicho, un discurso impropio de una campeona de Roland Garros, con un talento y unas condiciones que le han valido para postularse como candidata a dominar el circuito.

Juan Carlos Álvarez Campillo, coach deportivo que, entre otras y otros, entrena a Carolina Marín, la reciente campeona olímpica de bádminton y doble campeona del mundo, y al nuevo seleccionador español de fútbol, Julen Lopetegui, atiende a El Confidencial para ofrecer su opinión sobre Muguruza, hoy por hoy la deportista española más relevante junto a la propia Carolina, a las que habría que añadir a la nadadora Mireia Belmonte y a la atleta Ruth Beitia.

Sabido es que el coaching consiste en entrenar a una persona o a un equipo con el objetivo de lograr metas o desarrollar habilidades específicas. “Lo primero, es fundamental la disposición del deportista a ser receptivo, la humildad de reconocer que el coaching le puede ayudar”, añade Juan Carlos. En este sentido, asegura que “Carolina es muy disciplinada y sabe que el sacrificio es un componente más del entrenamiento y ella misma le da mucha importancia al trabajo mental. Además, Fernando Rivas, su entrenador, así se lo ha inculcado. De lo que se trata es de poner en práctica lo que trabajas y ver honestamente si se cumple”.

Campillo explica que lo que más le sorprendió de Marín la primera vez que estuvo con ella fue “lo consciente que era de la importancia que tiene el coaching, pues otros deportistas lo practican por moda o simplemente por probar, y nunca es la misma entrega la que ponen. El bádminton es igual que otros deportes individuales como el tenis, el golf o la vela, aunque también en los colectivos se puede trabajar. De hecho, la fortaleza individual marca la medida del equipo”, añade el coach personal de Julen Lopetegui, “quien debe aplicarse el trabajo a sí mismo, pues si no no tendrá la convicción necesaria para transmitírselo a sus jugadores, aunque en esto consiste precisamente el liderazgo”, comenta.

Aunque Juan Carlos conoce a Muguruza desde la distancia, le pedimos, siempre dejando clara su perspectiva externa, que nos analice cómo ve a la tenista y sus reiterados problemas en partidos en los que, a priori, es la clara favorita al triunfo. “Desde fuera da la sensación de que Garbiñe es una jugadora que sí le da importancia al coaching, aunque una cosa es decirlo y otra bien distinta trabajar concienzudamente en él. Ello se refleja en su falta de control en la pista, una situación que en el caso de Carolina hemos trabajado para que su mejor momento se lo cree ella y no dependa de cualquier factor externo. Si esto no está trabajado a fondo, se nota, y ahí está, por ejemplo, el comportamiento de Garbiñe con su entrenador, a quien llegó a gritarle que no quería jugar más. La gestión de las emociones, hacer equipo con el entrenador para sumar energías…Yo creo que con trabajo de coaching esto no le ocurría. Carece de un trabajo emocional y mental”.

Y llegamos donde queríamos llegar: “Por supuesto, con la fortaleza mental de Carolina, Garbiñe sería invencible”, responde Campillo a este planteamiento tan periodístico, aunque al mismo tiempo, y así lo confirma su respuesta, cargado de sentido común. “Sus condiciones físicas y técnicas son impresionantes, tal y como ya ha demostrado. Muguruza necesitaría una preparación integral para trabajar al máximo estrés y la máxima presión. Que las buenas sensaciones sobre la pista no dependan de lo inspirada que esté un día, sino que de verdad se las cree ella”.

 

De la noticia publicada en El Confidencial (02.09.16), firmada por Kike Marín.

Se puede leer completa en:
http://www.elconfidencial.com/deportes/tenis/2016-09-02/garbine-muguruza-us-open-carolina-marin-juan-carlos-alvarez-campillo-coach_1253744/

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn1Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *