El nuevo estadio de San Mamés recibió el mes pasado, en Singapur, un reconocimiento cuando menos curioso: el de ser considerado como “el mejor estadio del mundo en 2015”. ¿Significa eso que es ahora el mejor recinto deportivo de todo el planeta? Desde luego que no, aunque pudiera parecerlo. Es el mejor de los inaugurados este año. Pero, en todo caso, el coliseo del Athletic Club de Bilbao (de categoría 4, el máximo rango que otorga la FIFA) se coloca por derecho propio entre los más emblemáticos del mundo.

El jurado del World Architecture Festival, que es la gran cita anual de la arquitectura mundial, decidió premiar al Nuevo San Mamés como el mejor edificio deportivo del mundo por su diseño, confort de sus instalaciones, seguridad, accesos fáciles y funcionales y por sus servicios. Fueron tantos los factores valorados que el jurado decidió calificar el proyecto como “hito arquitectónico en el sector de las grandes instalaciones deportivas”.

– Leer más –