Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Profesionalismo

17 de marzo de 2017

Los clubes de fútbol son cada día más transparentes, pero todavía lo son poco

Nuestros clubes de fútbol más profesionales (léase los de primera y segunda división) son cada día más transparentes, pero todavía lo son poco. Al menos eso es lo que se desprende del segundo Índice de Transparencia de los Clubes de Fútbol (INFUT), elaborado de forma independiente por Transparencia Internacional España. El INFUT 2016, presentado este lunes en Madrid, arroja una serie de conclusiones interesantes que me gustaría comentar en este post.

De manera preliminar debo especificar que el informe radiografía y evalúa las prácticas de transparencia de los 41 clubes profesionales afiliados a LaLiga a través de un conjunto de 60 indicadores relativos a cinco grandes áreas de esta materia tan relevante desde la perspectiva reputacional de esos clubes. Hasta el año pasado, cuando se publicó el primer estudio, todo nos conducía a pensar que los clubes de fútbol no se habían sentido concernidos por la necesidad de ser transparentes… como si esa práctica de buen gobierno empresarial no tuviera que ver con ellos. Pero bastó que sus nombres aparecieran vinculados a paupérrimos índices de transparencia para que se pusieran de forma inmediata las pilas. Y eso es lo que parece más directamente relacionado con algunas de las sorpresas recibidas este año. – Leer más –

3 de marzo de 2017

El Gobierno demanda un amplio consenso para sacar adelante la nueva Ley del Deporte

El Gobierno ha comenzado a mover fichas en sus nuevas políticas relativas al deporte. En un post reciente ya comentamos los planes que había anunciado el nuevo Secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, y las primeras medidas no se han hecho esperar. En primer lugar, y quizá porque era las más urgentes, […]

17 de febrero de 2017

Patrocinio sectorial para ‘El Estadio de la Cerámica’

El 1 de febrero pasado se celebró el acto de la firma del Grupo empresarial Torrecid como nuevo patrocinador principal del ‘Estadio de la Cerámica’, donde juega el Villarreal Club de Fútbol. Me sorprendió esta noticia, la verdad, porque representa un nuevo modelo de patrocinio deportivo en nuestro país cuyo recorrido no alcanzo a entender con nitidez. Torrecid es ‘un grupo empresarial multinacional globalizado’ [así se autodefinen] dedicado a suministrar productos, servicios, soluciones y tendencias de futuro a los sectores de la Cerámica y el Vidrio. Tiene su Sede Central en Alcora, provincia de Castellón, y está presente en 26 países aunque cuenta con clientes en más de 120.

Torrecid es teóricamente un claro competidor de los otros patrocinadores principales (Pamesa Cerámica, Porcelanosa y Argenta Cerámica) y, sin embargo, en el naming del recién bautizado como ‘Estadio de la Cerámica’ va de la mano con ellos. También, aunque lo sea en menor medida, compite con los patrocinadores oficiales del club, como Tau Cerámica, Bestile, Esmalglass-Itaca o Colorobbia. Cito todas esas marcas porque aparecen, de forma destacada, en las fachadas del coliseo. Entonces, ¿qué hacen todas ellas apostando por un nombre sectorial, de ‘caja vacía’ (o casi) por mucho que la actividad sea motor económico de una zona geográfica? ¿No está chocando esa estrategia, siquiera de forma aparente, con las esencias del patrocinio deportivo clásico? Veamos los porqués de mis dudas. – Leer más –

3 de febrero de 2017

Javier Fernández, pentacampeón de fuego sobre hielo

Nuestro gran campeón del patinaje sobre hielo, Javier Fernández, consiguió hace poco más de una semana, en la ciudad checa de Ostrava, lo que ningún otro patinador había logrado desde 1973: conquistar el trono europeo por quinto año consecutivo. Y hablo de trono, porque no resulta nada exagerado hablar ya de ‘reinado’ de Javier en esta disciplina deportiva, donde cada año se distancia más y más de sus rivales del continente, gracias a su palmarés mundial, su capacidad para la innovación continua, su dedicación y entrega, su impresionante carácter competitivo y su gran espíritu de superación.  

Javier tiene tan solo 25 años, pero aparenta una madurez impropia de semejante juventud. Él se considera ya mayor para estas lides, pues compite con chavales de 17 y 18 años, que vienen empujando de forma imparable. Y quizá por eso se empieza a plantear una retirada que, Dios lo quiera, aún esté lejana. Me parece muy bien que sea capaz de contemplar el futuro con naturalidad -sabiendo que las etapas se van quemando- y que desee vivir por fin una vida estable que por ahora, debido a la alta competición, le está vedada. Pero estoy seguro de que, precisamente por esa madurez suya, sabrá tomar las decisiones más adecuadas en los momentos oportunos. – Leer más –

2 de diciembre de 2016

La globalidad del ‘clásico’ y la soledad de Del Bosque

Puedo prometer y prometo… que a mi mente llegan de vez en cuando (con más frecuencia de lo razonable) pensamientos sobre mi admirado Vicente del Bosque. Le conocí personalmente allá por el ocaso del siglo pasado y su serenidad personal y bonhomía calaron profundamente en mí. No quiero decir con ello que gozo de su amistad, lo cual sería un honor; sólo digo que aquel encuentro fue como de ‘refilón’, porque coincidimos en un proyecto profesional…

Hasta ayer tenía claro que este post debería dedicarlo al ‘clásico’ de mañana (partidazo de Liga entre el Barcelona y el Real Madrid) y al ejemplo de globalización que representa; pero se me coló ayer una entrevista con nuestro ex seleccionador nacional publicada por La Vanguardia, cuyas declaraciones contrastan, a mi modo de ver, la soledad del hombre con la dimensión planetaria del evento; la serenidad de su ánimo, frente al desmedido ‘ruido comercial’ que generan los medios; las emociones más íntimas del aficionado y la excesiva ‘banalización’ del fenómeno… En fin, podríamos pensar que así ha sido siempre (cada cual frente al ‘mundo’, en la intimidad); sin embargo, creo que las cosas están llegando ahora –gracias a Internet y a las RRSS– hasta donde nunca antes habían llegado. – Leer más –

14 de octubre de 2016

Algunos límites del periodismo con los deportistas

Vaya por delante, puesto que nunca trato de hacerlo, que mi deseo en esta entrada no es ‘pontificar’. No pretendo llevar la razón, ni atacar a nadie. Y menos hacerlo de forma corporativa (cada cual es cada cual)). Simplemente trato de reflexionar sobre algo que vengo observando desde unos años y que –así lo siento– creo que se está enconando bastante en estos últimos meses: la radicalización de los periodistas (y/o de sus medios) hacia ciertos deportistas de élite, a veces mediante argumentos o intereses extradeportivos (espurios), sobrepasando los límites que impone el código deontológico de la profesión (lo hay, aunque parece que se ha olvidado), los diferentes libros de estilo que regulan el ejercicio periodístico en los medios (parece que nadie los cumple ni los hace cumplir) o el más mínimo sentido común, que aconseja en todo caso una correcta práctica profesional.

El resultado de todo ello es que los periodistas se alejan cada día más de los deportistas, que son los auténticos protagonistas de sus historias; ellos son quienes en último extremo les dan de comer. Porque el periodismo deportivo no existe por iniciativa romántica de los editores empresarios, sino también porque existe el deporte como materia de interés social… y porque son los deportistas quienes hacen posible e interesante la práctica deportiva y la competición. Y nosotros –que estamos padeciendo como nadie en nuestras propias carnes el cuchillo de la transición tecnológica y el rigor de la crisis económica– deberíamos saber que esta batalla la vamos a perder; abogo por un periodismo libre (sí), pero responsable (también). Ese equilibrio es imprescindible y perentorio. – Leer más –

16 de septiembre de 2016

El Barça desafía de nuevo a la UEFA

Como todo buen aficionado al fútbol conoce, esta ha sido la primera semana de competiciones Champions de la temporada. El Barça se estrenó el martes, frente al Celtic de Glasgow, y en el Camp Nou se escenificó un nuevo paso de tuerca en el particular pulso deportivo-institucional que el Barcelona Fútbol Club está manteniendo con la UEFA, relativo a la exhibición masiva de esteladas –la bandera independentista de Cataluña– en las gradas del estadio, que volvieron a ondear de forma generalizada.

Digo un nuevo paso de tuerca porque este es el cuarto encontronazo entre ambas partes, por el mismo motivo, en poco más de un año. Los tres primeros se han saldado con multas y apercibimientos crecientes, que no han hecho desistir a los responsables del Club, para quienes esa exhibición de banderas responde a una mera forma de libertad de expresión de los aficionados, sin que la entidad tenga nada que ver en el asunto. Sin embargo, en esta ocasión hay dos circunstancias que me invitan a escribir de nuevo al respecto: la primera es que, en esta ocasión, la UEFA podría decretar el cierre temporal del estadio (al menos de algunas gradas) y que, también desde esta misma semana, el máximo organismo europeo cuenta con un nuevo presidente: el esloveno Aleksander Ceferin. Veremos las actitudes que trae en su cartera.

– Leer más –

2 de septiembre de 2016

El largo camino desde Río 2016 hacia Tokio 2020

Muchos balances se han hecho ya sobre los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, la mayoría de ellos basados en dos ejes: el medallero por países (o sea, los medalleros) y, en menor medida, por los resultados personales y el protagonismo de los mejores deportistas. Tan sólo algunos otros enfoques, como los que ponen en cuestión el estado de nuestra industria deportiva, surgieron a última hora y son los que ahora más me interesan.

Para mí, desde luego, son muy espectaculares algunos de los resultados que han obtenido varias estrellas mundiales, que pasarán a la historia del olimpismo por ellos, y me siento muy honrado por nuestros propios campeones; pero el análisis habría que hacerlo –creo yo– en el contexto de unos enfoques más generales: bien por países, por deportes, por características competitivas diversas o bien por las diferentes formas de hacer política deportiva. En el caso español, mientras hablemos de resultados puntuales no estaremos poniendo el dedo en la llaga y hurtaremos a la opinión pública el verdadero debate: ¿Tenemos puestas las bases para convertir a España en una potencia deportiva a nivel internacional? ¿Qué estamos haciendo, si es que algo hacemos, en esa línea?

– Leer más –

Entradas anteriores