Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Deportistas

16 de octubre de 2017

Nadal-Federer o Messi-Cristiano: la importancia de una gran rivalidad para llegar al ‘Olimpo’

Ayer vivimos una nueva final entre Rafael Nadal y Roger Federer. Fue la del Masters de Shanghái, cuya superficie de pista dicen que es una de las más rápidas del circuito mundial y, por tanto, una de las que más pueden perjudicar, a priori, a nuestro gran Rafa. Me encantó seguirla en directo por TV, a pesar de que el suizo se llevó el partido de forma clara, pues supo manejarlo en todo momento como él deseaba. Roger y Rafa son rivales eternos pero, fundamentalmente y por encima de todo, son grandes amigos. Cuando vi al suizo levantar sus brazos al aire por la victoria, se me vinieron a la mente unas recientes declaraciones suyas: “Nadal me ha hecho mejor jugador, me obliga a mejorar en mi juego”. Me parecieron reflexiones fascinantes, por todo lo que encerraban.

E, inmediatamente, también me vino a la cabeza otra de las grandes rivalidades del deporte que estos días se encuentra en plena efervescencia: la de Cristiano Ronaldo y Leo Messi por ser el mejor jugador del planeta fútbol. Ambos se clasificaron in extremis, la semana pasada, para disputar con sus selecciones el Mundial de Rusia 2018. Ninguno de los dos tiene aún ese título, que mucha gente considera imprescindible para poder entrar en el olimpo de los dioses al que solo pertenecen de forma incontestable cinco ídolos: Pelé, Di Stéfano, Maradona, Cruyff y Zidane. Cristiano y Messi, en activo, aún tienen mucho que decir con su fútbol y tendremos que esperar a ver lo que demuestran (sin olvidar, además, que el fútbol es deporte colectivo).

– Leer más –

9 de octubre de 2017

La calculada y ‘provocadora’ estrategia de Gerard Piqué

España se acaba de clasificar para jugar el Mundial de Selecciones de Rusia del año que viene. Tras una brillante fase previa, que culminó el viernes con un rotundo 3-0 frente a Albania, nuestro combinado se clasificará como primero de grupo si hoy vence también a Israel. Serán ya once mundiales consecutivos en los que participe España y vaya por ello mi felicitación, porque no es fácil conseguir esta secuencia. Y si no, que se lo digan a Italia, segunda de grupo que se juega todo, ahora, a una repesca; o a Argentina, aún no clasificada, a falta del último encuentro en Ecuador… y a Portugal o a Croacia. Mucha gente teme un mundial sin Cristiano o Messi, pero es lo que hay. Por eso, España tiene mérito.

Y hago este preámbulo porque me parece que, ahora, toda la afición debería estar gozando y saboreando este éxito hispano. Sin embargo, esa felicidad no ha sido completa para la afición; se ha visto trufada por un nuevo ataque de protagonismo de Gerard Piqué, que ya nos tiene hartos. Y así se lo han demostrado en estos días, silbándole durante el partido contra Albania cuando él tocaba la pelota. Me das pena Gerard, porque crees que eres un enfant terrible… que sabes dinamitar el buen ambiente de la selección cuando esta se afana en conseguir sus objetivos. Para ti es más importante arrimar el ascua a la sardina de tus propios intereses, pero tengo para mí que en esta ocasión has llegado demasiado lejos. Especialmente, en estos momentos de convulsa actualidad política en Cataluña, que promete cobrarse alguna que otra víctima propiciatoria. Y ya veremos lo que pasa contigo.

– Leer más –

25 de septiembre de 2017

El baloncesto español, en su encrucijada de futuro

“La generación de oro del baloncesto español acabó con un bronce. Con el Eurobasket recién terminado, resulta imposible dibujar qué equipo integrará la selección en el Mundial de China en 2019, si las polémicas ventanas permiten a España llegar hasta allí. Pau Gasol tendrá 40 años, su hermano Marc 34, uno más San Emeterio, y 33 Sergio Rodríguez. Por eso, los jóvenes importan”.

Me permito abrir el post de hoy con esta cita textual de Alberto Lambea. Corresponde a la entrevista al jugador Juancho Hernangómez, publicada en El Mundo el pasado día 20. Estaba recién concluido el Eurobasket, en el que nuestra selección volvió a subir al cajón de los campeones (pero en esta ocasión a su tercer peldaño) y cito ese párrafo porque resume como pocos el sentir de los aficionados al baloncesto, que nos estábamos haciendo esos días preguntas similares: ¿Tiene relevo esa generación que logró nueve medallas en los últimos diez europeos? ¿Nos hemos acostumbrado mal, como dice el propio Juancho? ¿Qué se debe hacer –y quién debe hacerlo– para ganar el futuro?

– Leer más –

31 de julio de 2017

¿Puede ser ya Garbiñe el nuevo ídolo del tenis español?

Hace apenas dos sábados, la tenista hispano-venezolana Garbiñe Muguruza –nuestra Garbiñe, a secas– conquistó el torneo de Wimbledon, para muchos el más prestigioso del mundo, incluso por delante del de Roland Garros que se celebra en París. Y se ve así precisamente por la dificultad añadida que representa jugar en hierba, frente a la tierra batida que está mucho más en nuestra tradición tenística. Como podemos imaginar, esa victoria levantó todo un terremoto de felicitaciones, parabienes y elogios hacia nuestra campeona, que ya había conquistado la gloria en Francia, allá por 2016.

No seré yo quien ose quitar a Garbiñe el más mínimo ápice de mérito por su flamante título, puesto que además se lo ganó de forma indiscutible nada menos que a la mayor de las hermanas Williams, Venus, quien reconoció con verdadero fairplay la superioridad de la española. Una final ganada con un tenis de contrastada calidad, como venía demostrando en las eliminatorias previas; un tenis que no deja lugar a la duda: estamos ante una gran tenista, a la que sin embargo aún le queda dar un salto de madurez personal para no ser tan irregular como viene siéndolo hasta ahora. Para quienes seguimos su trayectoria, y me consta que somos muchos, sigue siendo un misterio insondable que Garbiñe sea capaz de protagonizar las mayores gestas (como en Wimbledon) o las derrotas más insulsas, a las primeras de cambio, en cualquier torneo menor.

– Leer más –

24 de julio de 2017

La insoportable levedad del silencio

Vivimos en pretemporada futbolística en la que proliferan los partidos amistosos, esos choques en los que los equipos se juegan poco, pero que colman las ilusiones de los aficionados por la cercanía de una temporada más que tantas alegrías promete. Los aficionados se encuentran como niños con juguete nuevo, esperando que los recién incorporados a sus equipos les den este año grandes alegrías. El viernes pasado se celebró el sorteo de la liga y, quien más quien menos, ya ha echado sus cuentas sobre casi todo…

Por lo tanto, a partir de ahora tendremos ya de qué hablar: de partidos (aunque sean amistosos), de fichajes (aunque por ahora todavía puedan ser rumores sin madurar), de cómo juega cada equipo (muchos tienen nuevo entrenador)… Y, así, los medios ya no tendrán que especular, inventar o contar alguna que otra noticia sin fundamento; ni necesitarán que alguien esté siempre al otro lado del canal, hablando y diciendo lo que seguramente no puede (ni debe decir). Los medios necesitan llenar páginas de contenidos y horas de programación, pero cuando eso no sucede se ponen ‘nerviosos’ (es un decir, claro) y prefieren especular antes que esperar o mirar para otro lado… porque no soportan bien el silencio de sus protagonistas, ni –menos aún- el de sus fuentes.

– Leer más –

24 de junio de 2017

Necesitamos una nueva Ley del Deporte que dote a España de mayor seguridad jurídica

Se ha celebrado hace unos días en Madrid un congreso dedicado a analizar la necesidad de dotar a nuestro país de “Un nuevo marco jurídico para el deporte español”, que patrocinaban el Consejo Superior de Deportes y el Comité Olímpico Español, con sus máximos responsables al frente: el Secretario de Estado para el Deporte, José Ramón Lete, y el recién reelegido como máximo responsable del olimpismo español, Alejandro Blanco. Daba gusto verlos remar juntos, si lo comparamos con la anterior etapa de falta de entendimiento entre dichas instituciones. Y coincidir en la necesidad de contar cuanto antes con una nueva Ley del Deporte que venga a sustituir a la actual, hoy obsoleta.

El director del curso, al que asistieron gran cantidad de representantes de diferentes deportes y de empresas vinculadas a nuestra industria deportiva, fue Alberto Palomar, catedrático de la Universidad Carlos III y personalidad reconocida en el mundo jurídico vinculado al deporte.  Quizá una frase del profesor resume mejor que nada el estado de la cuestión: “El estado debe buscar un cierto protagonismo en la búsqueda de objetivos comunes, bajo tres conceptos: cooperación, coordinación y colaboración. Necesitamos un plan general con objetivos comunes, con independencia de quien los ejecute”.

– Leer más –

6 de mayo de 2017

La Federación Internacional de Atletismo, a punto de cometer una histórica gran injusticia

Parece que la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) anulará este verano todos los récords mundiales y europeos anteriores a 2005. Así lo contaba hace unos días el diario británico The Guardian. Se ha decidido poner la ‘frontera’ en aquel año porque es cuando se implantaron los controles antidopaje que podríamos considerar todavía hoy suficientemente rigurosos y porque desde entonces se conservan muestras de sangre y orina aún disponibles para nuevas revisiones y análisis por médicos y científicos.

Según The Guardian, la IAAF tiene previsto aprobar en su reunión del mes de julio próximo unas nuevas y muy rigurosas reglas –en principio, entrarían en vigor el 1 de enero de 2019– para la convalidación de las marcas mundiales y europeas que registren a partir de ahora los atletas durante las diferentes competiciones; eso me parece perfecto, pues como bien sabe el lector he defendido siempre a ultranza un deporte limpio (cueste lo que cueste). Y en esa misma sesión se aprobaría también la suspensión de las plusmarcas obtenidas antes de 2005, medida que me parecería increíblemente injusta, aunque con ella se trate de recuperar el buen nombre del atletismo, tan ‘manchado’ por el comportamiento delictivo de algunos deportistas. Y por eso entiendo el gran revuelo que se ha montado en el atletismo planetario.

– Leer más –

29 de abril de 2017

Colaboración público-privada en el deporte español

Asistí ayer en la sede del IESE Business School de Madrid a la jornada sobre ‘Colaboración público-privada en el deporte español’ que organizó la agencia IdeoFactum en colaboración con el Consejo Superior de Deportes (CSD). El objetivo del evento era explicar a las empresas el marco jurídico y fiscal de los diferentes programas impulsados por el Gobierno y animarlas a que colaboren más en el fomento de nuestro deporte patrio, así como en la lucha contra el sedentarismo de la sociedad civil (un objetivo personal de José Ramón Lete, secretario de Estado para el Deporte y presidente del CSD).

En los últimos años, el CSD ha dado pasos importantes en la incorporación al sistema jurídico español de una serie de programas de mecenazgo y patrocinio orientados a fomentar la captación de financiación privada hacia el deporte en general, a cambio de ciertas ventajas fiscales y de imagen para las empresas; una fórmula que hoy se ha convertido en auténtico referente para muchos países de nuestro entorno y sobre la que me gustaría reflexionar hoy.

– Leer más –

Entradas anteriores