Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Auge de las ‘APP’ de entrenamiento: ¿camino hacia un nuevo ‘low cost’ o ‘self service’ en la sala?

Auge de las ‘APP’ de entrenamiento: ¿camino hacia un nuevo ‘low cost’ o ‘self service’ en la sala?

Patricia López Las aplicaciones se han convertido en un fiel aliado de los deportistas, profesionales o no, que día a día controlan su entrenamiento a través del teléfono móvil. Los wearables siguen en la primera posición de la lista de tendencias del fitness que cada año ofrece el ACSM, y se estima que el mercado de los artículos inteligentes alcanzará los 22.677 millones de euros en 2019, según un informe de CCS Insight. Pero, ¿puede su consolidación convertirse en un motivo para dejar el gimnasio e ir por libre?

En la App Store y en Google Play existen más de 3.000 programas para hacer ejercicio, pero los clubs apenas tienen representación en ellas aunque son los principales prescriptores de actividad física. Sin embargo, los operadores que ya cuentan con una app corporativa se han dado cuenta de los beneficios que reportan y muchos otros estudian cómo entrar, según se desprende de las valoraciones recogidas por Palco23 para la serie de reportajes sobre tecnología en el gimnasio patrocinada por Life Fitness.

Ahora bien, este mercado está repleto de competencia, especialmente desde la irrupción del empresas internacionales de retail deportivo en el mundo de la tecnología wearable. Nike y Under Armour han creado sus propias aplicaciones y la tecnológica Fitbit se hizo con el control de Fitstar para ofrecer planes de entrenamiento personalizado. Que los usuarios ya no necesiten acudir al gimnasio para hacer ejercicio ha obligado a las cadenas a dar el salto tecnológico.

Los gimnasios quieren desarrollar sus ‘aps’ en un momento en que el deporte y la tecnología ‘wearable’ son tendencia.

¿Cómo compiten los operadores locales contra auténticos gigantes de la industria deportiva? Algunos ejecutivos del sector ven estas herramientas como un rival a corto plazo, ya que puede provocar alguna baja por precio, pero también como un aliado porque no dejan de fomentar la actividad física, lo que se traduce en un aumento del volumen de clientes potenciales.

En este sentido, los clubs aspiran a captar al consumidor techie que ya no está satisfecho entrenando por su cuenta o desde su casa ofreciéndole un valor añadido. De hecho, y a diferencia de otras herramientas tecnológicas, la mayoría de directivos consultados no ven este ecosistema de aplicaciones como un servicio low cost que abarata los costes de la empresa, sino como un método para conectar al entrenador con el usuario, aportarle experiencias al calor de la gamificación y crear comunidad.

Albert Marco, consejero delegado de Snap Fitness, lo tiene claro: “La evolución de los centros es que elhardware esté al servicio del software, y no al revés. Se trata de integrar el gimnasio con la tecnologíawearable y las apps”. Las cadenas que explotan el concepto 24 horas son las que más se han apoyado en las aplicaciones para ofrecer un servicio al usuario cuando no hay ningún entrenador disponible en la sala.

 

De la noticia publicada en Palco 23 (09.02.17), firmada por Patricia López.

Se puede leer completa en:
http://palco23.com/fitness/20170209/auge-de-las-app-de-entrenamiento-nuevo-low-cost-o-self-service-en-la-sala/

Compartir...Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *