El mundo del deporte cuenta desde hace apenas un mes con un nuevo Secretario de Estado: José Ramón Lete, a quien el ministro Méndez de Vigo -responsable de la materia- le ha puesto tareas y le marcó una hoja de ruta en el mismo momento de su toma de posesión: “abordar la reformulación consensuada” del programa ADO para actualizarlo a “la realidad de la nueva dimensión deporte, así como a las oportunidades que genera su industria. Queremos garantizar el mantenimiento de las prestaciones a los destinatarios del programa, deportistas y técnicos”. En principio, no representa poca cosa y como bien sabemos es tiempo de diálogo, entendimiento y pacto.

El reto es de envergadura y parece que el también nuevo presidente del Consejo Superior de Deportes (un cargo lleva implícito el otro) ha recogido el guante; Lete está dispuesto a dar la batalla en los múltiples frentes abiertos que le ha dejado la convulsa etapa de Miguel Cardenal. Así lo confirmó ayer, en la última convocatoria del año de los desayunos de Europa Press. La gestión de Lete, y él lo sabe, tendrá que pasar por recomponer algunas relaciones ‘resquebrajadas’ (Blanco, Villar, Escañuela) –de las que ayer prefirió no hablar-, restañar no pocas heridas (sobre todo, federaciones) y -al tiempo, saber mantener la fortaleza de ánimo para conseguir que las normas se cumplan y desplegar un gran entusiasmo para seguir creciendo. Entusiasmo y mucha imaginación, pues los vientos parece que no soplan del todo a favor… – Leer más –