Es un hecho bien conocido que la Audiencia Provincial de Barcelona condenó la semana pasada al jugador del Barça, Leo Messi, y a su padre, a 21 meses de prisión por tres delitos fiscales. En junio, fueron juzgados por supuesto fraude de 4,1 millones de euros a Hacienda durante los ejercicios 2007, 2008 y 2009, como consecuencia de no haber tributado en España los ingresos de 10,1 millones percibidos por los derechos de imagen del delantero argentino durante ese periodo. El Tribunal califica de “extrema gravedad” el fraude cometido ignorando el alegato de los Messi, en el sentido de que ellos eran “profanos” en derecho fiscal y que, por esa razón, habían recurrido a un prestigioso bufete de abogados (el de Juárez Veciana). “Yo me dedicaba a jugar a fútbol. Confiaba en mi papá y en los abogados que habíamos decidido que nos llevaran las cosas. En ningún momento se me pasó por la cabeza que me iban a engañar”, declaró entonces el jugador.

Estos son, básicamente, los hechos y dejemos trabajar a la Justicia, pues al parecer esta sentencia aún no es definitiva y admite apelación o recurso. Veremos qué pasa. Pero lo que yo deseo es reflexionar sobre algo que sucedió tras la sentencia: una campaña de apoyo al jugador orquestada por parte de su club, con el eslogan ‘Todos somos Leo Messi’. Campaña institucional inoportuna y desmesurada –lo digo por delante- y que considero un monumental error que debe esconder los miedos del Barça ante un posible riesgo de ‘fuga’ de su estrella hacia otros destinos futbolísticos menos presionados por el fisco.

“Queremos denunciar el trato desajustado que está recibiendo Leo Messi. Tenemos ese sentimiento y por eso lo hacemos. Hablamos de un chico joven que firmó con 19 años y sin saber qué rubricaba unos contratos que a la larga le generaron problemas. Lo hizo con conocimiento de sus asesores, de los que se fiaba totalmente”, explicó Josep Vives, portavoz oficial del club, en rueda de prensa. “Hubo humillación y eso no lo podemos tolerar”, aseguró el vocero. “El jugador hace tiempo que regularizó su situación con Hacienda. Lleva abonados más de 50 millones”.

– Leer más –