Este mes de agosto tiene ya un lugar en la historia del deporte español porque fue el de la consagración de nuestra campeona de bádminton, Carolina Marín, que consiguió subir a lo más alto del podio en el mundial celebrado en Yakarta, capital de Indonesia. Este segundo oro mundial viene a confirmar que estamos ante una deportista absolutamente excepcional, con virtudes extraordinarias que la convierten en una campeona única.

Desde la final del 16 de agosto, en la que derrotó a la número 2 del ranking, la india Saina Nehwal (21-16 y 21-19), mucho se ha escrito sobre Carolina, poniendo el foco en aquellos aspectos de su juego o en los rasgos de personalidad que la hacen superior. Y a mí también me gustaría hacerlo hoy, tratando de acercarme en lo posible a su fascinante personalidad de campeona.

– Leer más –