El viernes de la semana pasada, coincidiendo con el primer aniversario de su coronación, el Rey Felipe VI –nuestro joven rey- presidió una sobria ceremonia de entrega de los galardones de la Orden al Mérito Civil. Se trataba de reconocer 38 personas de la sociedad civil, desconocidas para la mayoría, por sus comportamientos ejemplares… y lo hizo poniendo el acento en una batería de valores intangibles que, a su modo de ver, están perdiéndose o dejándose de lado en esta época; especialmente por las personas que sí tienen una relevancia social o están al frente de las instituciones.

En opinión de nuestro preclaro monarca, esas personas están obligadas a ejercer sus cargos y liderazgos de modo ético y responsable, cosa que muchos no hacen. Y viendo la información que aflora en relación con el escándalo de la FIFA, los casos de corrupción que salpican a clubes de fútbol, la violencia en el deporte o los comportamientos inadecuados de muchos de sus ídolos, me vienen al pelo algunas reflexiones del Rey para aplicarlas al mundo del deporte, que él tanto ama pues ha sido un muy buen deportista.

– Leer más –