Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

marzo 2015

31 de marzo de 2015

Las 20 palabras que sí definen un sentimiento

Supongo que a estas alturas del partido –permítaseme esta licencia literaria/futbolística– todo buen aficionado al deporte, al fútbol y a la gestión de los intangibles (la razón de ser de este blog) ya conocen que Diego Pablo Simeone, el Cholo, renovó el martes pasado como entrenador del Atlético de Madrid hasta 2020, un hecho considerado por muchos periodistas y aficionados como un auténtico hito en la historia del club y de nuestro fútbol. Comparto esa opinión y voy aún más lejos al pensar que se trata de un milagro, pues semejante confianza durante tanto tiempo (cinco años) es inusual.

Las cosas se han hecho bien estos años y resulta de justicia que a su artífice se le reconozca ahora de tal forma. Parece que El Cholo cobrará una muy buena suma de dinero –se habla de seis millones netos al año–  y creo que le merece, tal y como está este loco mundo del fútbol. El Club le entrega la parcela deportiva (completa) y pone en sus manos el futuro de la entidad. Seguro que los Gil Marín, Cerezo y Villaverde, junto con el nuevo accionista chino (Wang Jianlin), no se equivocan. La ocasión, por trascendente, merecía solemnidad y el Cholo no ha defraudado a los suyos.

– Leer más –

Amaya Valdemoro presenta su relato biográfico: “Nací luchando”

“La ex jugadora de baloncesto Amaya Valdemoro presentó este martes en Madrid su relato biográfico “Nací luchando”, un libro escrito por el periodista Julián Redondo que repasa la trayectoria de una de las deportistas españolas más importantes.

“Lo más bonito que me ha dado a mí la vida es un balón y una canasta”, afirmó Amaya Valdemoro durante el acto de presentación del libro, celebrado en la sede de la Federación Española de Baloncesto en Alcobendas. “Gracias al baloncesto he vivido momentos maravillosos y también otros malos y he aprendido que sin fracasos es imposible alcanzar el éxito”.

Emocionada, la 258 veces internacional absoluta comentó que “ni en el mejor de los sueños podía esperar un final de carrera tan bonito”, coronado con la publicación de una biografía que recoge todas sus conquistas deportivas. Entre ellas, tres anillos de la WNBA, una Euroliga, ocho Ligas Femeninas y nueve Copas de la Reina además de seis medallas con la selección española.

(…)

“Cuando se habla de baloncesto se piensa normalmente en Pau Gasol, cuando también hay jugadoras de un talento enorme”. “Las mujeres tenemos que reivindicar no solo que somos buenas deportistas sino que somos capaces de hacer muchas cosas más cuando nos retiramos. Tenemos que alzar la voz y eliminar el mensaje tan feo de dejarnos por detrás del hombre”, subrayó.

(…)

Julián Redondo, autor del relato y presidente de la Asociación Española de la Prensa Deportiva, confesó que “de baloncesto no sabía nada” pero dijo sentirse “afortunado por haber podido plasmar la historia de una heroína, una mujer tremenda, pasional y extraordinaria y una deportista como pocas”. “Debemos apreciar todo lo que Amaya Valdemoro ha hecho y todo lo que le ha dado a este país”, demandó.
De la información publicada en El Confidencial (24.03.15), con la crónica de la agencia EFE Marta.

Se puede leer completa en: http://www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2015-03-24/amaya-valdemoro-presenta-su-relato-biografico-naci-luchando_530990/

Timothy Shriver: «La gente a la que excluimos es la llave para eliminar la intolerancia»

“Timothy Shriver es el presidente de Special Olympics, organización que ayuda a integrar a personas con discapacidad intelectual a través del deporte.

Ofrece una mano firme, serena y cariñosa, está acostumbrado a tratar con los más altos dignatarios y con los más llanos desconocidos. Como presidente de Special Olympics, la mayor organización del mundo en ayudar a personas con discapacidad intelectual a integrarse a través del deporte, Timothy Shriver (Boston, 1959) intenta que los dirigentes de medio mundo se involucren en su causa mientras juega y disfruta con los atletas a los que da la oportunidad de demostrar lo que son y lo que valen.

-¿Qué objetivo busca la organización que dirige, Special Olympics?
-El mayor problema de este mundo es la intolerancia, el miedo, la incomodidad que nos provocan los que son diferentes. Y son ellos, los que excluimos, los que eliminarán esa intolerancia. Special Olympic es el modo de que esas personas que son tratadas como menos válidas curen el mundo. Al demostrarnos de lo que son capaces en el deporte y cómo son de verdad nos permiten ser más abiertos, nos enseñan a confiar más en el otro y ver con más esperanza el futuro.

(…)

-¿De qué son capaces?
-De todo, pero estamos tan asustados que no nos atrevemos a que lo demuestren. Son atletas olímpicos. Míralos, abre tus ojos, siente cómo se esfuerzan. ¿Autista, con síndrome de Down o parálisis? Eso no lo ves. Ves su espíritu, que se alegran por la victoria del otro. Mucha gente que asiste a los Juegos Especiales termina llorando. Algo dentro de nosotros se abre. Algo tan emocional que no se puede evitar. Te dices: «Mis miedos se han ido, solo veo a un ser humano que compite y me enseña todo lo que sabe». Es maravilloso.
De la entrevista publicada en el diario ABC (25.03.15), realizada por Laura Marta.

Se puede leer completa en: http://www.abc.es/deportes/20150325/abci-entrevista-special-olympics-201503242030.html

De futbolistas y filósofos

“Los guerreros del fútbol no guardan reposo después de la batalla. Ni siquiera después de la derrota. Reposo y luto deberían guardar, en este segundo caso, según las corrientes críticas más puritanas y moralistas. Pero ellos, veinteañeros con las hormonas en flor, dejan un rato a sus modelos -con las que tampoco descansarían demasiado- y se van a bailar o al casino por libre. A Cristiano Ronaldo y a Leo Messi les ha caído un rapapolvo mayúsculo por tan mal comportamiento.

Atletas
Sus seguidores les quieren atletas. Y lo son. Les quieren deportistas. Y lo son. Les quieren entregados a la causa de unos colores. Y lo están. Y, sin duda, por lógica, se cuidan más que la mayoría. Peroesa mayoría olvida que también son jóvenes y millonarios. Y ellos saben que nunca más volverán a ser jóvenes ni, si se descuidan, millonarios. Que sean jóvenes, pase. Todo el mundo es o ha sido joven. Pero que sean millonarios -la minoría que lo es- genera resentimiento entre los que ni lo son, ni lo han sido, ni -con bastante probabilidad- lo serán nunca.

De ahí vienen las exigencias. Se oye a cada rato: “¡Con el dinero que ganan estos tíos..!”. El dinero es la razón para una entrega misional a la causa de sus colores. Como si el fútbol fuera hoy una fe religiosa, a practicar con ayuno y abstinencia de los placeres de la vida, y no un negocio de los clubes, de las televisiones, de la publicidad y de las marcas. Las estrellas de ese negocio espectacular tienen que dar que hablar fuera del campo -como las de Hollywood, fuera del plató-, y por ello son amadas y odiadas a partes iguales. O desiguales, da lo mismo.

(…)

Guerra
Y es que el fútbol, además de un negocio del espectáculo e, incluso, un deporte, es una guerra. Una guerra por otros medios -y entre medios-, aunque no siempre tan distintos a los violentos de toda guerra. El fútbol no puede liberarse de un lenguaje bélico: victoria, derrota, ataque, defensa… Eso excita inadecuadamente a algunos propensos a la excitación. A los miembros de la tribu”.
Del artículo publicado por Manuel Hidalgo en el suplemento ‘Crónica’ de El Mundo (01.03.15).

Se puede leer completo en: http://www.elmundo.es/cronica/2015/03/01/54f1ccfaca4741937f8b457a.html

Moyá: “En el Atlético nadie está por encima del equipo”

“-Disfruta del momento más dulce de su carrera. ¿Se siente más seguro ahora que cuando empezó en el Mallorca hace una década?
-El fútbol es un deporte donde, a medida que pasan los años, te sientes mejor físicamente… hasta que llega tu declive. Pero lo que nunca dejas de ganar es experiencia y madurez. Sí, puedo decir que con cerca de 31 años me encuentro en mi mejor momento. Es una gran edad para los porteros.

(…)

-¿Se atreve a hacerse un autorretrato como portero?
-A los jugadores nos cuesta definirnos, preferimos que sean los expertos quienes lo hagan. Sí soy muy exigente conmigo mismo.

-¿Pero su entrenador le pide algo especial?
-Cada uno se adapta al estilo de su equipo. En el Barcelona, al parecer, se da mucha importancia a que los guardametas tengan un buen juego con los pies. Aquí nos dicen que seamos valientes, atrevidos, con personalidad y capacidad de mando en nuestra área. Al Atlético le hacen pocas ocasiones de gol y hay que estar muy atento.

-¿Cómo es Simeone como técnico?
-Como era en sus tiempos de jugador, muy competitivo, siempre quería ganar. Defiende los valores del Atlético, donde no hay un individuo por encima del equipo. Nos reclama que nunca nos cansemos de la victoria.

-Parece que el buen ambiente reina en la plantilla, incluso en aquellos jugadores con menos protagonismo. ¿Es por los resultados o hay algo más?
-Una suma de todo. La verdad es que yo esperaba que en un equipo grande la gente fuera más a lo suyo, pero hay una buena comunión. Y la buena racha ayuda, claro.

-¿El Atlético es violento?
-No, aunque hay gente empeñada en colgarnos ese sambenito, supongo que para crear morbo antes de un partido importante, como el del Real Madrid.”
De la entrevista realizada por Miguel Ángel Barroso a Miguel Ángel Moyá, portero del Atlético de Madrid, publicada en ABC (15.02.15).

Se puede leer completa en: http://www.abc.es/atletico-madrid/noticias/20150215/abci-entrevista-moya-atletico-201502151549.html

25 de marzo de 2015

La vergonzante judicialización de nuestro fútbol

De un tiempo a esta parte, es rara la semana en la que no llegan desde los tribunales de justicia noticias referidas al fútbol patrio. Es abrumador comprobar que la actividad relacionada con los jugadores y sus clubes, que debería ser esencialmente deportiva, acaba sucumbiendo a intereses económicos o de poder, que se materializan en comportamientos irregulares o en hechos delictivos que poco engrandecen dicha esencia. Nos hemos alejado de la senda correcta. Por eso creo que todos los actores del deporte, y en esta ocasión me referiré especialmente al fútbol, deberían reflexionar sobre el particular.

Porque esos casos son fundamentalmente un ejemplo nocivo para las generaciones venideras, a las que vamos a dejar un mal legado. Siento que con el deporte pasa, en esencia, algo parecido a la política. A fuerza de ser cada día más frecuentes, los malos comportamientos van pintándonos un ‘paisaje’ que resulta natural a ojos de muchos, hasta el extremo de que llegan a creer que ciertas corruptelas parecen normales, porque las haría cualquiera. Sin embargo, algunos de esos casos, como veremos, son importantes y pueden llegar a ser graves.. y empleo el condicional para no dar por hecha la culpabilidad de nadie. Dejaremos que la Justicia cumpla con su cometido. Pero el panorama se presenta bastante gris, tirando a negro.

– Leer más –

Bufandeo

“Los aficionados -cada vez más alejados de iglesias, sindicatos y partidos- acuden a los estadios y se entregan a sus equipos -mientras resuenan los himnos, antes del inicio del encuentro- desplegando las bufandas y convirtiendo la grada en un fortín inexpugnable. La liturgia tiene la secuencia bien organizada: en primer lugar se corea la alineación y a continuación se canta el himno a cappella con las bufandas en alto. Un ritual que se ha convertido en la seña de identidad de cada estadio para que el equipo sienta -desde el primer instante- el calor de la grada. Un derroche de coraje y corazón, la piel de gallina, calambres en el hombro, la voz quebrada y el corazón latiendo a mil.

El momento puede llegar a ser emotivo y sobrecogedor y tiene señas de identidad propias: sentimiento, orgullo, pasión, compromiso, fidelidad, pundonor y valentía, máxime si la pugna es contra un gigante. Porque nada importa la derrota si se sale con la cabeza bien alta, la voz ronca y el corazón herido. Con este acto iniciático, el gesto ejecutado de forma unánime se convierte en grandioso, porque es la gente unida la que defiende su templo.

Lo malo del asunto asoma cuando concluye el bufandeo -como moderno esparcimiento irreflexivo, adictivo y banal- y emerge la furia, como ocurrió hace unas semanas cuando medio millar de seguidores del Feyenoord -una de las aficiones más violentas de Europa- provocaron graves disturbios, causando «daños irreparables y permanentes» a la Fontana de la Barcaccia, de Pietro Bernini, al pie de las escalinatas de la Trinità dei Monti, en la Piazza di Spagna, visita de culto para el viajero.

(…)

Al calor del fenómeno ha medrado un nuevo tipo de periodismo deportivo apasionado en el que -con los cuellos rodeados de bufandas invisibles y hablando todos a la vez- se emula al inimitable García. El Tata Martino, breve entrenador del Barça, ya advirtió: «En toda mi carrera nunca me había tocado vivir un periodismo de camiseta». La idea de que algunos agitadores sean líderes de opinión, ha calado tanto en los medios, que proliferan -los programas nocturnos de bufandeo- en radio y televisión.”

De la tribuna de opinión publicada en El Mundo (03.03.15), firmada por Luis Sánchez-Merlo, abogado y economista.

Se puede leer completa en: http://www.elmundo.es/opinion/2015/03/02/54f4c581ca4741f9218b456e.html

Una verdadera escuela española

“Al margen de valorar las razones profesionales que justifican el éxodo de entrenadores españoles de balonmano a ejercer en otros países, lo importante es encontrar las razones últimas de la excelente consideración que los rodea. La muy envidiada internacionalmente escuela española no se origina únicamente en los excelentes resultados obtenidos por clubes y selecciones en las dos últimas décadas. Hay que señalar otras razones alrededor de las cuales se ha construido un proceso formativo y metodológico del que ha derivado una legión de técnicos de primer nivel, que señalan caminos de los modernos conceptos de juego.

Hablar de una escuela propia puede ser pretencioso, pero nacimos apoyándonos en las escuelas rumana de la Universidad de Bucarest, alemana de Colonia, suiza de Macolino yugoslava de la Skola Rkometa, entre otras influencias allá por los años 60 y 70 del pasado siglo. El maestro Domingo Bárcenas comenzó la historia de la Escuela Nacional de Entrenadores en 1963 y, desde entonces, adaptándose con inteligencia a influencias del momento, ha venido formando, con rigor y metodología propia, a cientos de técnicos.

Junto a la citada Escuela de Entrenadores, los programas desarrollados en los Inefs con las Maestrías de balonmano y las programaciones continuas de cursos y actividades pedagógicas han contribuido a una sensibilidad especial en legiones de técnicos en la búsqueda de conocimientos.”

De la tribuna de opinión publicada en Marca (05.03.15), firmada por Juan de Dios Román, ex presidente de la Federación Española de Balonmano y ex seleccionador nacional.

Se puede leer completa en: http://www.marca.com/2015/03/05/opinion/firmas/1425575088.html

Entradas anteriores