Llevo unas cuantas semanas pensando en escribir sobre Fernando Alonso y su agitada coyuntura profesional. Sin ser yo, en modo alguno, un entendido en la Fórmula 1 creo que la peripecia vivida en Ferrari por nuestro campeón bien merece un comentario desde el punto de vista de los intangibles, que siempre condicionan una decisión de tan importante calado como es la de cambiarse de empresa (de escudería, en este caso). Especialmente, teniendo en cuenta que puede ser la última etapa de su vida como corredor de élite y quizá por ello tenga menos margen de error en su decisión.

Como decía, estaba pensando en escribir sobre ello y había decidido hacerlo una vez que concluyera el mundial y después de que el propio Fernando anunciase oficialmente a qué equipo se va a incorporar a partir del 1 de diciembre próximo. Hace días confirmó ya su salida de Ferrari, pero había dejado para esta misma semana el anuncio de su nueva escudería.

– Leer más –