Intangibles y deporte

Un blog de Carlos Agrasar

Suscríbite al newsletter semanal

Toni Nadal, la entrevista que (de Mou a Pep) todos los entrenadores deberían leer

“Sin mí, Rafael hubiera ganado lo mismo o incluso más”. Este es el titular de una nutritiva entrevista que Toni Nadal (Manacor, 1961) concedió a la revista digital ‘The Tactical Room’ y que firma Fernando Murciego. Será por aquello de que la cabra tira al monte, siempre me ha gustado extrapolar al fútbol cuestiones de otros deportes de los que tanto deberían aprender jugadores, entrenadores y dirigentes de esa gran industria y uno de los negocios más lucrativos del mundo que es el balompié. De ahí que recomiende a todos ellos, y especialmente a sus colegas, leer atentamente lo que dice el entrenador, además de tío, de Rafa Nadal.

“Es verdad que yo he estado con él desde que tenía tres años y supongo que algo habré aportado, pero lo decisivo es el jugador”, asegura el veterano y laureado preparador manacorí con una sinceridad que sorprende en comparación con las ínfulas que se dan algunos entrenadores de fútbol cuyos nombres no hacen falta mencionar, pues a todos nos vienen a la cabeza. Cuando Toni dice “yo no he ganado nada”, no lo hace con una falsa modestia, sino convencido de que es así, aunque el propio Rafa sabe lo mucho que le debe a su tío, de ahí que en la celebración de su décimo Roland Garros quisiera tenerle a su lado a unos meses de que cuelgue el chándal y la gorra. Y esta es otra de sus grandes aportaciones a lo que debe ser el papel del entrenador, por más que en otros deportes, y especialmente en el fútbol, haya técnicos que se crean más importantes que los propios deportistas, y a quienes desde fuera también se les valora más por los títulos de sus equipos que por sus verdaderos méritos en la consecución de estos.

A la pregunta de qué sería Toni Nadal sin Rafa Nadal, la respuesta que da a ‘The Tactical Room’ no puede ser más certera: “Sería Toni Nadal, lo que he sido durante toda mi vida”. Y así es. Y ese es sin duda el éxito del tío Toni y, por extensión, de su sobrino Rafael, como a él le gusta llamarle. “Mi sobrino me ha dado la oportunidad de vivir unas experiencias inimaginables y le estoy muy agradecido a la vida”. Ahí queda eso.

Como dice Toni, él ha estado presente en el desarrollo de Rafa “y quizá tuve una mayor responsabilidad cuando él era pequeño, en la etapa de formación”. Y es aquí donde radica otro grave problema que se da en el fútbol, donde la etapa de formación se confunde con la de competición y se pide, cuando no exige, a los chavales jugar pensando únicamente en ganar, sin ayudarles primero a que aprendan a entender el juego. “Todo es circunstancial. Yo hubiera hecho el mismo trabajo aunque Rafael no hubiera salido bueno y no hubiésemos ganado nada”. Otra gran verdad que casi siempre olvidamos. Por eso no es justo quedarse únicamente con los resultados, sobre todo cuando estos pueden ser, como sucede habitualmente en el fútbol, engañosos.

En cuanto a su metodología, Toni asegura que ha sido un entrenador “muy exigente por convicción y porque entendía que Rafael aspiraba a algo realmente difícil. Creo en la dureza como medio, no como fin (…) Es muy difícil ser muy bueno estando en el bar o sin trabajar mucho. Soy poco dado a los halagos y esto lo hace todavía más duro”. Sí, esto lo dice el entrenador del, posiblemente, mejor deportista español de todos los tiempos, de ahí que la afirmación tenga aún más valor si cabe.

 

De la noticia publicada en El Confidencial (12.07.17), firmada por Kike Marín.

Se puede leer completa en: http://blogs.elconfidencial.com/deportes/a-mi-bola/2017-07-12/nadal-toni-rafa-tenis_1412909/

Por qué los mejores deportistas son cada vez más viejos

Los tenistas de más de 30 años dominan la ATP. Las nadadoras con medallas en Juegos tienen más años. La última final de Champions tuvo la mayor media de edad de la historia.

El 16 de abril de 2003 Albert Costa jugó su partido “más increíble”. Era la segunda ronda de Montecarlo, Costa venía de ganar Roland Garros el año anterior y, con 26 años, era el número 7 del mundo. Su rival aquel día era un joven de 16 años que solo había jugado tres partidos en el circuito profesional: Rafael Nadal. “No será para tanto”, pensó Costa. Nadal ganó en dos sets. Cuando se fueron a saludar a la red, Costa dijo en catalán a Nadal: “Suerte”. Nadal, aún concentrado y sin mirarle, le respondió: “Gracias”. Era el primer top 10 que Nadal ganaba en su carrera.

Costa se retiró tres años después, sin ganar ningún otro título y antes de cumplir 31 años. Nadal, con 31 años, acaba de ganar un Grand Slam y estaba entre los favoritos en Wimbledon. La diferencia entre las carreras de Costa y Nadal no se limita a quién es mejor: es un ejemplo de que los tenistas alargan más su vida deportiva. Este año juegan en Wimbledon 6 de los 8 cuartofinalistas de 2007. En 2007 solo jugaron 2 de los 8 cuartofinalistas de 1997.

Los veteranos sorprenden porque son muchos, pero también por su nivel. Tres de los cuartofinalistas de 2007 son máximos favoritos también este año: Roger Federer, Novak Djokovic y Nadal. Los tres tienen más de 30 años. Pero la tendencia no se debe solamente a la persistencia de estos tres. Es general en mujeres y hombres: la edad media de los 100 primeros de los ránkings WTA y ATP lleva aumentando desde finales de los 80. En 2003 había 10 jugadores con más de 30 años entre los 100 mejores; hoy hay 41. Entre los de arriba, la edad también ha aumentado: las 5 mejores tenistas del mundo tenían 21,9 años de media en 2007; hoy tienen 27,8. Con los hombres, aún es más claro: los cinco mejores tienen más de 30 años. No hay precedentes en toda la era Open. Hubo momentos con tres casos, en 2015, 2016 y 1974, pero nunca con cinco. La media de edad del top 5 masculino ha pasado de los 23,6 años en 2007 a casi 32 hoy.

El tenis es el deporte con un envejecimiento de su élite más fácil de ver, pero no es el único. Los campeones mundiales y olímpicos de natación son cada vez mayores: entre los tres Juegos de los 80 solo hubo 2 nadadoras medallistas de 24 años o más, mientras que solo en 2012 hubo 20. La última final de la Champions entre Real Madrid y Juventus fue el cruce de Champions más viejo de la historia, rozando los 30 años. Cristiano Ronaldo y Leo Messi son los futbolistas mejor pagados del planeta y tienen contratos con sus clubes hasta los 36 y 34 años. Simone Biles ganó el oro olímpico en gimnasia con 19 años, la más mayor en 28 años.

La tecnología, los materiales, la dieta, la preparación, la prevención de lesiones, el dinero, el staff son algunos factores que han alargado las carreras de los mejores del mundo. Aunque cada deporte es distinto, entrenadores, deportistas y científicos coinciden en que estos son los motivos principales.

De la noticia publicada en El País (11.07.17), firmada por Kiko Llaners y Jordi Pérez Colomé .

Se puede leer completa en: https://deportes.elpais.com/deportes/2017/07/07/actualidad/1499437762_404235.html

Mashour se convierte en el primer árabe en la historia del Maccabi de Tel Aviv

A Karam Mashour (25) le gusta hacer historia. Tras convertirse en el primer árabe en la selección israelí de baloncesto, ahora ha logrado algo muchísimo más difícil: ser el primer miembro de la minoría árabe en Israel que ficha por el club deportivo más exitoso y prestigioso de Israel: Maccabi Tel Aviv. Un equipo que suele basarse en jugadores extranjeros dando muy pocas oportunidades en los últimos años a jugadores autóctonos independientemente de su origen o credo.

La llegada al Maccabi y por ende a la élite del baloncesto europeo es el merecido premio por las últimas dos temporadas en el equipo del Bnei Herzliya. Nacido en agosto del 91 en la localidad de Nazaret, al norte del país y de religión cristiana, Mashour es una excepción de casi dos metros de altura en un sector (21% de la población) volcado con el fútbol. La prueba es el alto número de jugadores árabes israelíes en la liga. Varios de ellos juegan en el combinado nacional que está encuadrado en el mismo grupo de España en la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018.

La pasión del energético ala-pívot por el deporte de la canasta empezó tarde. El momento tuvo lugar a los 14 años cuando se quedó fascinado ante varios videos de la NBA que le enseñó su hermano. Durante tres años jugó en el equipo del Nazaret en una liga del distrito del norte. Por casualidad llegó al club de Emek, también en el norte de Israel, donde poco a poco destacó. En 2010, Mashour se trasladó a Las Vegas y probó fortuna en el baloncesto universitario estadounidense. Tras no recibir los minutos que esperaba en UNLV, llegó a Nevada. Al regresar a Israel, pocos equipos le ofrecieron un puesto.

Sólo el Bnei Herzliya, en las afueras de Tel Aviv, tuvo el acertado ojo de fijarse en sus cualidades especialmente físicas. Con un gran dominio del juego interior, fue el máximo reboteador el año pasado siendo además coronado como “el mejor jugador israelí de la Liga” y elegido en el quinteto de la máxima competición local Israel. Una de sus grandes asignaturas pendiente es mejorar los porcentajes en el tiro libre. “Es perfecto para la Liga israelí porque es muy duro, un gran atleta y con hambre de rebotes. En la Euroliga, quizá le cueste más debido a su altura”, dice el jefe de Deportes del Canal 10, Tal Shorrer.

“Yo no me considero un pionero sino un jugador más de baloncesto. Quizá consiga abrir algunas puertas en el sector (árabe). Ojalá otros tengan interés en el baloncesto”, dijo hace un año al diario “The New York Times”. Su espectacular fichaje por los amarillos de Tel Aviv quizá cambie los gustos deportivos de los árabes israelíes (también llamados palestinos-israelíes) que en su mayoría abrumadora prefiere el fútbol. Sólo el 10% de los 35.000 jugadores registrados en la federación de baloncesto son árabes.

La era de Spahija

Mashour forma parte de la revolución que está llevando a cabo el equipo presidido por el veterano Simón Mizrahi tras quizá la peor temporada de su legendaria historia (sus vitrinas exhiben cinco campeonatos de Europa). En su segunda etapa en el Maccabi, el nuevo entrenador, el croata Neven Spahija, no ha perdido tiempo.

De la noticia publicada en El Mundo (10.07.17), firmada por Sal Emergui.

Se puede leer completa en: http://www.elmundo.es/deportes/baloncesto/2017/07/10/596360a7e2704ed6388b45c1.html

La pasión es la heredera

Los nuevos códigos de una sociedad más dispuesta a colmar todas las necesidades, combinados con el impulso de las nuevas tecnologías, han derivado en unos jóvenes menos inclinados a perseverar.

Los artículos de estos días sobre la longevidad de los tenistas actuales han dado pie a debates al respecto en el vestuario. Ha habido disparidad de opiniones acerca de cuál ha sido la razón, pero lo que más he escuchado, sobre todo de fisioterapeutas, entrenadores y equipo en general, es que el factor determinante han sido los cuidados que hemos dispensado al jugador.

Esta opinión responde, según mi deducción, a una sobrevaloración natural que solemos tener de nuestras propias aportaciones. Evidentemente que se han derivado unos beneficios que han mejorado el rendimiento físico del deportista, pero no creo que hayan sido el factor determinante.

El primer hecho decisivo ha sido un cambio de mentalidad, según el cual los jugadores han dejado de sentirse mayores al rondar los treinta. Cuando nosotros llegamos al circuito, muchos tenistas con 28 o 29 años, Carlos Moyà entre ellos, te comentaban que ya estaban en el ocaso de su carrera y prestos a terminarla. Los tenistas actuales han decidido, en cambio, que quieren seguir compitiendo alentados, por una parte, por el juego actual basado en un buen saque, un buen resto e intercambios cortos que han cambiado la exigencia física; y por otra, por la falta de un grupo de jóvenes dispuestos a desbancarles de su puesto.

Yo creo que los nuevos códigos de una sociedad más dispuesta a colmar todas las necesidades, combinados con el impulso de las nuevas tecnologías, han derivado en unos jóvenes menos inclinados a apasionarse, a perseverar y con muy poca capacidad de concentración. La inmediatez en la que vivimos actualmente conlleva un bienestar y una dispersión que van en detrimento de la exigencia constante, la superación de la adversidad y la ilusión por lo no conseguido.

Este curso vigente he vuelto a trabajar con jóvenes en formación en la Rafa Nadal Academy después de muchos años de no hacerlo y me ha llamado la atención, precisamente, lo rápido que se frustran hoy en día los chavales cuando se tuercen un poco las cosas.

No quiero caer en el mito de pensar que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero ahora los chicos están menos dispuestos a darse oportunidades y esta es, sin duda, la base sin la cual la tenacidad se convierte en desilusión primero y en dejadez, después. Tiendo a pensar que la hornada actual de jóvenes tenistas son, con las pertinentes excepciones, los herederos de estos nuevos códigos. Tienen las herramientas, tienen todos los golpes, tienen la velocidad y la agresividad, pero tienen que aprender aún que solo la pasión, la exigencia persistente y el querer hacerlo les llevará a ocupar su sitio.

El día que se decidan a amar el tenis con todas sus consecuencias jubilarán a los amos actuales de este deporte.

 

Del artículo de opinión publicado en El País (08.07.17), firmado por Toni Nadal.

Se puede leer completa en: https://deportes.elpais.com/deportes/2017/07/08/actualidad/1499545046_660498.html

El eterno cuento chino: la rumorología del mercado asiático cada vez es menos creíble

Arbeloa se despide del fútbol diciendo que podía haberse ido a China, pero que prefirió no hacerlo. Cada rumor sobre Iker Casillas, que seguirá en el Oporto, terminaba con la coletilla de que le quieren, por descontado, en el gigante asiático. Diego Costa es tentado por la Superliga del país, como lo está casi cualquier jugador del mundo. Por Aubameyang, dicen, hay 80 millones de euros encima de la mesa. Pepe se pasó meses pensando que sú último gran contrato llegaría de allí también. No hay noticia que no lleve de regalo una aproximación a China. Y, todo eso, sabiendo que lo más probable es que todas esas cosas no sean ciertas o no sean cómo se cuentan.

El mercado de fichajes está expuesto a la rumorología. No es ajeno a lo que sale en los medios de comunicación, los representantes y los jugadores utilizan todos los medios a su alcance para tratar de llevar sus propias negociaciones a buen puerto y los clubes, que aún no han entendido bien cómo funciona el fútbol asiático, tienen un interés real por saber qué ocurre allí. Lo que está pasando, sin embargo, es que el mercado chino ha florecido durante unos años, pero lo más probable es que en las próximas temporadas no haga más que contraerse.

Esto tiene una explicación muy sencilla, y es que es un mercado extremadamente regulado, lo cual no es extraño en China, que abraza un capitalismo muy agresivo comercialmente, pero que es también el país más capaz del mundo de sembrar de normativas cualquier sector hasta moldearlo a su antojo. Hay dinero en China, nadie lo duda, o por lo menos lo ha habido hasta el momento. Pero la existencia de capital no significa, en este caso, que ese dinero pueda fluir con facilidad. Todo depende, como tantas cosas en el gigante asiático, de la iniciativa y el interés del Gobierno, que siempre parece estar en todas partes.

La Federación China de Fútbol, que no es más que el órgano que tiene el Gobierno para expresar lo que quiere del fútbol, ha pasado varias temporadas con la mano abierta. La obsesión es el desarrollo del deporte rey en el país, que como se ha visto en reiteradas ocasiones está a un nivel paupérrimo. La idea inicial era montar una liga competitiva en la que pudiese haber mucho extranjero para ayudar a enseñar a los jóvenes. Siempre con límites, eso sí, tres foráneos en un primer momento, ahora solo dos. Era un margen pequeño, pero suficiente para bombardear el mercado.

Con 16 equipos en el campeonato, las plazas abiertas no son tantas. 32, en este caso. Eso hace que esas ofertas de las que hablaba Arbeloa eran improbables. El lateral, el pasado año en el West Ham, ha sido un buen jugador de fútbol, pero a estas alturas no estaba entre esas estrellas que aportan mucha calidad y, también, mucha publicidad. Porque en esto, como en el deporte en general, no es solo cuestión de rendimiento, también tiene que ver la publicidad y la exposición que un club pueda obtener gracias a un nombre propio.

 

De la noticia publicada en El Confidencial (09.07.17), firmada por Gonzalo Cabeza.

Se puede leer completa en: http://www.elconfidencial.com/deportes/futbol/2017-07-09/china-fichajes-diego-costa-casillas-arbeloa_1408493/

La lucha por la audiencia: ¿qué clubes se siguieron más en televisión?

Un informe revela el fuerte peso Barça y Madrid, con casi la mitad de telespectadores en su haber durante la temporada 2016-2017, así como la importancia del abierto y la Copa del Rey para dar visibilidad a los clubes más modestos. Datos para clave para el posterior reparto de ingresos por televisión.

Las audiencias siempre han sido importantes para los anunciantes, ávidos de saber con qué retransmisiones pueden obtener más impactos visuales. Desde hace un tiempo, también son datos clave para los para vender sus activos publicitarios a los patrocinadores y, desde el verano pasado, para quedarse con una mayor parte del pastel audiovisual de La Liga. Durante la temporada 2016-2017, los equipos del fútbol profesional acumularon 646,4 millones de telespectadores, pero ¿cuáles arrastraron a más personas ante el televisor?

La patronal reparte un 25% del dinero en función de la implantación social de cada club, incluida sus audiencias. Y Real Madrid y FC Barcelona demuestran que el tirón que tienen para ser los líderes por asistencia a los estadios es extrapolable a la televisión. El primero acumuló 121,54 millones de telespectadores durante la última campaña, por los 109,3 millones de su máximo rival, según un estudio de Havas SE al que ha tenido acceso Palco23 y que recoge los datos de todas las plataformas de pago.

Ambos son los únicos que rebasaron la cota de los 100 millones y doblan al Atlético de Madrid, que cierra el podio con 55,9 millones. Existen varios motivos que explican las fuertes diferencias entre los protagonistas de El Clásico y el Atleti, así como con el resto de la competición. Por un lado, y como bien puede apreciarse en el gráfico, los dos primeros casi doblan en audiencia a los rojiblancos en el seguimiento recibido durante las 38 jornadas de la Liga Santander.

Además, ambos jugaron una competición adicional respecto a los rojiblancos (Supercopa de España el Barça y la de Europa el Madrid) en las que los dos se enfrentaron al Sevilla FC. El cuadro hispalense es el cuarto, con 40,109 millones de telespectadores y, aunque el Real Betis le supera en el campeonato liguero, su presencia en esas dos competiciones, así como la Champions y la Copa del Rey, le permiten estar en lo alto.

 

De la noticia publicada en Palco23 (07.07.17), firmada por Marc Menchén.

Se puede leer completa en: http://www.palco23.com/marketing/20170707/la-lucha-por-la-audiencia-que-clubes-se-siguieron-mas-en-tv.html

Dos estrellas mexicanas del fútbol encuentran la aceptación a su amor… en Islandia

Bianca Sierra y Stephany Mayor han jugado para la selección femenina de México y posiblemente son las primeras atletas abiertamente homosexuales de este país. Tuvieron que viajar más de 7000 kilómetros para vivir “sin prejuicios”.

Desde la ventana de la cocina de su cabaña, se alcanza a ver el estadio de fútbol en el que Bianca Sierra y Stephany Mayor entrenan diario. Mayor, quien juega en un equipo de primera división islandés, dice que está viviendo sus sueños, sobre todo porque duerme tan cerca del césped.

“Es como estar en La Masía”, dijo, en referencia al centro de formación del FC Barcelona, ubicado cerca del Camp Nou. Pero Mayor y Sierra tenían otro sueño cuando se mudaron a esta ciudad pesquera del norte islandés: querían poder jugar en el mismo equipo sin dejar de ser pareja.

Mayor, delantera, y Sierra, defensa, posiblemente sean las primeras atletas profesionales abiertamente homosexuales de México y, definitivamente, son las primeras personas de la selección –varonil o femenil– que han discutido su orientación sexual. Ambas han representado a México en competencias internacionales y fueron parte de la selección que disputó la Copa del Mundo de Canadá 2015. Sin embargo, tuvieron que dejar su hogar y mudarse a más de 7000 kilómetros para sentirse aceptadas.

Dijeron que en México se enfrentaron con un poderoso director técnico que les ordenó que escondieran su relación, así como con una cultura en la que los fanáticos del deporte han obviado las multas que conlleva lanzar un grito homofóbico. Cuando Sierra y Mayor revelaron su relación, al publicar fotos en redes sociales en las que anunciaban su amor, fueron víctimas de acoso en línea.

Pero aquí en Akureyri dicen sentirse bienvenidas. Son estrellas de un equipo invicto de la principal liga femenil. Los habitantes locales las saludan en las calles y el entrenador de su equipo, el Thor-KA, celebra su talento. “Desde el principio sentimos que aquí valoraban nuestro trabajo, nos valoraban como futbolistas, sin prejuicios”, dijo Sierra.

Mayor y Sierra, ambas de 25 años, ahora cuentan por primera vez su historia, justo cuando la Federación Mexicana de Fútbol (FMF) enfrenta críticas y varias multas de la FIFA por ignorar el grito homofóbico que lanzan sus aficionados cuando hay saque de meta. FMF ya fue sancionada por más de 100.000 dólares y en junio, durante la Copa Confederaciones, la FIFA advirtió que los partidos de la selección podrían ser suspendidos si seguía el grito. Es un contexto que ayuda a explicar por qué, en varias entrevistas, Sierra y Mayor dijeron que lo mejor para sus vidas personales y profesionales era dejar México.

 

De la noticia publicada en New York Times (06.07.17), firmada por Raúl Vilchis.

Se puede leer completa en: https://www.nytimes.com/es/2017/07/06/mexico-bianca-sierra-stephany-mayor-homofobia/  

El último balón de Juan Carlos Navarro

El deporte profesional no tiene memoria ni piedad. Convierte la felicidad en desdicha en un santiamén. Sonrisas y lágrimas -como solía decir Andrés Montes- que se reparten sin un orden establecido. De repente, un equipo que maravilla se queda sin título europeo sub21. Mucho más cruel, apenas empezado el Tour de Francia, Ion Izaguirre y Alejandro Valverde compartieron destino: el Hospital Universitario de Düsseldorf. Pared con pared en la sala de urgencias, pudieron cambiar impresiones durante la noche. Ilusiones destrozadas, fracturas graves y operaciones, con la incertidumbre de su futuro como telón de fondo.

Pero así es este negociado, en el que nunca sabes cuándo pasas de protagonista a subalterno y de profesional a jubilado. El rendimiento en el deporte de competición es una ecuación en la que influyen innumerables parámetros, algunos de los cuales, por ejemplo los emocionales, son imposibles de evaluar. Es inútil pronosticar la delgada línea de la decadencia. Hay deportistas de longevidad extrema que se van apagando poco a poco; hay otros a los que de forma brusca se les extingue la luz del cerebro y la energía del cuerpo.

Juan Carlos Navarro ha sido uno de los jugadores más brillantes del baloncesto europeo, a la altura de muy pocos elegidos. Dotado de una puntería terrorífica y de una imaginación inagotable, a Navarro siempre le pirraron los retos. Cuanto más potente el rival o más comprometida la situación, más mortífero se volvía su juego y más sorpresas sacaba de su chistera. Y todo ello con menos cualidades físicas que los Kikanovic, Petrovic o Spanoulis.

Al lado de los grandes de todos los tiempos, La Bomba es un tipo delgado que deslumbró gracias a su intuición y su rapidez escurridiza de lagartija. Anticipándose siempre a los rivales, cuando las defensas iban, Navarro ya no estaba. Y cuando saltaban a taponarle, las sobrevolaba con sus bombas. Tal era su capacidad que teniendo en la selección al Pau Gasol de los anillos de la NBA sus compañeros preferían dar el último balón a Navarro.

Pero el tiempo no pasa gratis para nadie. Su ligereza se tornó en fragilidad y las lesiones limaron la amplitud de sus desplazamientos. Ya no era el jugador que sorprendía, liviano pero de zancada ágil, que siempre encontraba una grieta para resolver cualquier situación. Desde hace unas temporadas la cantidad de minutos y de esfuerzos han pasado factura a un cuerpo que, visto lo visto, no estaba preparado para esta carrera de fondo.

En los últimos tiempos, Navarro ha recordado en muy pocas ocasiones al jugador que fue. No porque haya perdido la magia, que todavía le sobra, sino porque los continuos parones le han impedido mantener el estado físico que exige el baloncesto moderno. Sin embargo, no quiere retirarse. Y los entrenadores han puesto el asunto en el centro del tablero. Bartzokas con sus declaraciones (“Cuando un jugador que va para los 38 años no quiere retirarse, el entrenador tiene un problema”) y Scariolo al convocarle para la disputa del próximo Eurobasket.

Tengo la sensación de que Navarro está buscando un adiós a la altura de su figura. Una posibilidad que se aleja mientras el tiempo trascurre, pero a la que parece aferrarse el escolta azulgrana. Ganador insaciable durante toda su carrera, no quiere dejarse derrotar por el destino. Ahora, más que nunca, La Bomba prepara su cuerpo a conciencia para que le permita despedirse con dignidad. La que merece uno de los jugadores más grandes que ha dado este país. Ojalá el Eurobasket dé la razón a Scariolo.

Del artículo de opinión publicado en El Español (03.07.17), firmado por José Luis Llorente.

Se puede leer completa en: http://www.elespanol.com/deportes/baloncesto/20170702/228357172_13.html

Entradas anteriores